Oración vespertina de confianza en Dios
Al músico principal.
Sobre Neginot.
Salmo de David.


1
Dios de mi justicia, ¡responde a mi clamor!
Cuando estoy angustiado, tú me infundes aliento;
¡compadécete de mí y escucha mi oración!
2
Ustedes, hombres mortales,
¿hasta cuándo ofenderán al que es mi gloria,
y amarán y buscarán la falsedad y la mentira?
3
Entérense de una vez:
el Señor escoge a los hombres justos,
así que me escuchará cuando yo lo invoque.
4
Pónganse a temblar, y no pequen;
más bien, mediten en sus camas y guarden silencio.
5
Ofrezcan al Señor sacrificios de justicia
y pongan su confianza en él.
6
Son muchos los que preguntan
«¿Quién nos hará ver el bien
¡Que la luz de tu rostro, Señor, nos ilumine!
7
pusiste en mi corazón más alegría
que la de tener trigo y vino en abundancia.
8
Por eso me acuesto y duermo en paz,
porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado.