Oración por la salud
Al músico principal.
Salmo de David.


1
¡Dichoso aquél que piensa en los pobres!
En los días malos el Señor lo ayudará.
2
El Señor lo cuidará y le dará vida,
lo hará vivir feliz en la tierra,
y no lo dejará caer en manos de sus enemigos.
3
Cuando esté enfermo, el Señor lo sustentará;
suavizará sus males mientras recobra la salud.
4
Yo le pido al Señor que me tenga compasión,
que me sane, pues he pecado contra él.
5
Mis enemigos hablan mal de mí, y dicen:
«¿Cuándo morirá? ¿Cuándo será olvidado
6
Si vienen a verme, sólo dicen sandeces;
guardan en su mente las malas noticias,
y en cuanto salen a la calle las divulgan.
7
Todos los que me odian se unen contra
y sólo piensan malas cosas.
Hasta dicen:
8
«Lo que tiene es cosa del demonio;
cayó en cama, y no volverá a levantarse
9
Aun mi mejor amigo, en quien yo confiaba,
el que comía conmigo, me ha traicionado.
10
Pero tú, Señor, ¡ten compasión de mí!
¡devuélveme la salud, y les daré su merecido!
11
Con esto sabré que soy de tu agrado:
si mi enemigo no llega a burlarse de mí.
12
Y a mí, ¡sosténme por causa de mi integridad!
¡permíteme estar en tu presencia para siempre!
13
¡Bendito sea el Señor, el Dios de Israel,
Por los siglos de los siglos!
¡Amén y Amén!