Exaltación del justo y humillación del malvado
Al músico principal.
Sobre «No destruyas».
Salmo de Asaf.
Cántico.


1
Gracias te damos, Dios mío, gracias te damos,
porque tu nombre está cerca de nosotros.
¡Todos hablan de tus hechos portentosos!
2
«En el momento en que yo decida,
habré de juzgar con rectitud.
3
Aunque la tierra y sus habitantes se estremezcan,
Yo sostengo sus columnas.
4
A los insensatos les digo: “No sean arrogantes”,
y a los impíos: “No sean orgullosos;
5
no hagan alarde de su poder;
no levanten tanto la nariz.”
6
El juicio no viene del este ni del oeste,
ni del desierto ni de las montañas:
7
El juicio proviene de mí, que soy Dios.
A unos humillo, y a otros enaltezco.
8
Ya el cáliz del juicio está en mi mano;
ya el vino mezclado se ha fermentado,
y yo, el Señor, estoy por derramarlo;
¡todos los impíos de la tierra lo beberán hasta el fondo
9
Yo siempre hablaré de ti,
te cantaré salmos, Dios de Jacob.
10
deshaces todo el poder de los pecadores,
pero exaltas la fuerza de los hombres justos.