La gloria de Dios y la honra del hombre
Al músico principal.
Sobre Gitit.
Salmo de David.


1
Señor y Dios nuestro,
¡cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!
¡Has puesto tu gloria sobre los cielos!
2
Las alabanzas de los niños de pecho
son tu mejor defensa contra tus enemigos;
ellas silencian a tus vengativos adversarios.
3
Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
y la luna y las estrellas que has creado,
4
me pregunto:
¿Qué es el ser humano, para que en él pienses?
¿Qué es la humanidad, para que la tomes en cuenta?
5
Hiciste al hombre poco menor que un dios,
y lo colmaste de gloria y de honra.
6
¡Lo has hecho señor de las obras de tus manos!
¡todo lo has puesto debajo de sus pies!
7
¡Todas las ovejas y todos los toros!
¡Todos los animales del bosque!
8
¡Las aves en el cielo y los peces en el mar!
¡Todo lo que surca las profundidades del mar!
9
Señor y Dios nuestro,
¡cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!