Súplica por la restauración
Al músico principal.
Sobre Lirios.
Testimonio.
Salmo de Asaf.


1
Pastor de Israel, ¡escucha!
Tú, que guías a José como a una oveja,
y que estás entre los querubines, ¡manifiéstate!
2
En presencia de Efraín, de Benjamín y de Manasés,
¡manifiesta tu poder y ven a salvarnos!
3
¡Restáuranos, Dios nuestro!
¡Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvados!
4
Señor, Dios de los ejércitos,
¿hasta cuándo te mostrarás indignado
contra la oración de tu pueblo?
5
Nos has dado a comer lágrimas en vez de pan;
nos has hecho beber lágrimas en abundancia.
6
Nos has puesto en ridículo ante nuestros vecinos;
nuestros enemigos se burlan de nosotros.
7
¡Restáuranos, Dios de los ejércitos!
¡Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvados!
8
Desde Egipto trajiste una vid;
expulsaste a las naciones, y la plantaste.
9
Limpiaste el terreno delante de ella,
hiciste que echara raíces, y ésta llenó la tierra.
10
Los montes se cubrieron con su sombra;
los cedros de Dios se cubrieron con sus sarmientos.
11
Y la vid extendió sus vástagos y sus renuevos
hasta el mar, y hasta el gran río.
12
¿Por qué derribaste sus cercas?
¡Todos los que pasan le arrancan uvas!
13
¡Los jabalíes le hacen destrozos!
¡Las bestias salvajes la devoran!
14
Dios de los ejércitos, ¡vuélvete a nosotros!
Desde el cielo dígnate mirarnos, y reconsidera;
¡ven y ayuda a esta viña!
15
¡Es la viña que plantaste con tu diestra!
¡Es el renuevo que sembraste para ti!
16
¡La han cortado! ¡Le han prendido fuego!
¡Déjate ver, y repréndelos, para que perezcan!
17
Pero posa tu mano sobre tu hombre elegido,
sobre el hombre al que has dado tu poder.
18
Así no nos apartaremos de ti.
Tú nos darás vida, y nosotros invocaremos tu nombre.
19
Señor, Dios de los ejércitos, ¡restáuranos!
¡Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvados!