Pacto de Dios con David
Masquil de Etán ezraíta.


1
Por siempre alabaré la misericordia del Señor;
de una generación a otra, mis labios exaltarán tu fidelidad.
2
Por siempre afirmaré que tu misericordia
se mantendrá firme en los cielos,
y que en ellos se afirmará tu verdad.
3
Tu dijiste: «He hecho un pacto con mi escogido.
A mi siervo David le hice este juramento:
4
Confirmaré tu descendencia para siempre,
y afirmaré tu trono por todas las generaciones.”»
5
Señor, los cielos celebran tus maravillas;
la congregación de los santos proclama tu verdad.
6
¿Quién, Señor, se iguala a ti en los cielos?
¿Quién, Señor, se te compara entre los dioses?
7
¡Dios temible en el concilio de los santos!
¡Dios grande y terrible sobre cuantos lo rodean!
8
Poderoso Señor, Dios de los ejércitos,
¿Quién como tú? ¡Tu fidelidad te rodea!
9
dominas la violencia del mar;
cuando sus ondas se agitan, tú las sosiegas.
10
aplastaste a Rajab y lo heriste de muerte;
con tu brazo poderoso dispersaste a tus enemigos.
11
Tuyos son los cielos, tuya también la tierra
y el mundo y su plenitud, pues tú lo fundaste.
12
creaste el norte y el sur;
los montes Tabor y Hermón alaban tu nombre.
13
Tuyo es el brazo poderoso;
fuerte es tu mano, y exaltada tu diestra.
14
Tu trono se basa en la justicia y el derecho;
la misericordia y la verdad son tus heraldos.
15
¡Dichoso el pueblo que sabe aclamarte,
y que anda, Señor, a la luz de tu rostro.
16
En tu nombre se alegrará todo el día,
y en tu justicia será enaltecido.
17
eres la gloria de nuestro poder;
por tu buena voluntad acrecientas nuestra fuerza.
18
Tú, Señor, eres nuestro escudo;
tú, Santo de Israel, eres nuestro rey.
19
En una visión a tus santos,
y dijiste: «He brindado mi apoyo a un guerrero;
he escogido a un joven de mi pueblo.
20
He encontrado a mi siervo David,
y lo he ungido con mi santa unción.
21
Mi mano estará siempre con él;
mi brazo siempre lo fortalecerá.
22
No lo sorprenderá el enemigo,
ni le hará daño ningún malvado;
23
más bien, él derrotará a sus enemigos
y herirá de muerte a los que lo aborrecen.
24
Mi verdad y misericordia estarán con él,
y su poder será exaltado en mi nombre.
25
Con su mano izquierda dominará sobre el mar,
y con su mano derecha dominará sobre los ríos.
26
Él me dirá: “Tú eres mi padre.
Eres mi Dios, la roca de mi salvación”,
27
y yo lo declararé mi primogénito,
¡el más excelso de los reyes de la tierra!
28
Siempre seré con él misericordioso,
y mi pacto con él se mantendrá firme.
29
Su descendencia permanecerá para siempre,
y su trono durará mientras el cielo exista.
30
»Pero si sus hijos se apartan de mi ley
y no andan conforme a mis decretos,
31
si transgreden mis estatutos
y no cumplen mis mandamientos,
32
yo los castigaré por su rebelión;
¡los azotaré por sus iniquidades!
33
»Pero no apartaré de David mi misericordia,
ni faltaré a mi verdad.
34
No me olvidaré de mi pacto,
ni me retractaré de lo que he prometido.
35
Una vez he jurado por mi santidad,
y no le mentiré a David.
36
Su descendencia permanecerá para siempre;
su trono estará ante mí, como el sol;
37
firme para siempre, como la luna;
¡como un testigo fiel en el cielo
38
¡Pero tú has rechazado a tu ungido!
¡Lo has menospreciado! ¡Te has enojado con él!
39
Has roto el pacto con tu siervo;
¡has echado por tierra su corona!
40
Has derribado todas sus murallas;
¡has destruido sus fortalezas!
41
Todos los que van por el camino lo saquean;
los pueblos vecinos se burlan de él.
42
Has exaltado el poder de sus enemigos;
has alegrado a todos sus adversarios.
43
Le quitaste el filo a su espada,
y no lo levantaste en la batalla.
44
Pusiste fin a su motivo de orgullo,
y echaste por tierra su trono.
45
Has acortado los días de su vida,
y lo has cubierto de vergüenza.
46
Señor, ¿hasta cuándo seguirás escondido?
¿Arderá tu ira para siempre, como el fuego?
47
Recuerda que mi vida es muy breve;
¿Por qué creaste tan frágil al género humano?
48
¿Quién puede vivir sin ver la muerte?
¿Quién puede salvarse del poder del sepulcro?
49
Señor, ¿dónde están tus misericordias de antaño,
que una vez juraste a David por tu verdad?
50
¡Acuérdate, Señor, del oprobio de tus siervos,
del oprobio de muchos pueblos, que llevo en el pecho!
51
Tus enemigos, Señor, nos han deshonrado;
¡tus enemigos han deshonrado los pasos de tu ungido!
52
¡Bendito sea el Señor para siempre!
¡Amén, y Amén!