Acción de gracias por la justicia de Dios
Al músico principal.
Sobre Mut Labén.
Salmo de David.


1
Señor, te alabaré de todo corazón
y hablaré de todos tus portentos.
2
Por ti me alegraré, oh Dios altísimo,
y cantaré alabanzas a tu nombre.
3
Ante ti, mis enemigos huyen;
ruedan por el suelo y perecen.
4
eres un juez justo, y desde tu trono
defiendes mi causa y me haces justicia.
5
Sometes a las naciones, destruyes a los malvados,
y borras para siempre su memoria.
6
Mis adversarios se han desvanecido;
han quedado destruidos para siempre.
Con ellos se borró el recuerdo
de las ciudades que tú destruiste.
7
Pero tú, Señor, permaneces para siempre,
y tienes preparado tu tribunal de justicia.
8
Con justicia juzgarás al mundo;
con rectitud juzgarás a las naciones.
9
Tú, Señor, eres el refugio de los pobres;
eres su amparo en momentos de angustia.
10
En ti confían los que conocen tu nombre,
porque tú, Señor, proteges a los que te buscan.
11
¡Canten al Señor, que vive en Sión!
¡Proclamen entre los pueblos sus acciones!
12
El Dios vengador se acordó de ellos;
¡no olvidó el clamor de los afligidos!
13
Señor, ¡ten misericordia de mí!
¡Mira cómo me hacen sufrir mis enemigos!
Tú me libras de las puertas de la muerte,
14
para que a las puertas de Sión
proclame tus alabanzas y goce de tu salvación.
15
Las naciones cayeron en el hoyo que cavaron;
¡quedaron atrapados en su propia trampa!
16
El Señor se ha revelado al hacer justicia;
los malvados se enredan con sus propios hechos.
17
Esos malvados serán llevados al sepulcro,
con todos los que se olvidan de Dios.
18
Porque no siempre serán olvidados los pobres,
ni todo el tiempo se desvanecerá su esperanza.
19
Señor, ¡levántate y juzga a las naciones!
¡No dejes que el ser humano se envanezca!
¡Haz que las naciones comparezcan ante ti!
20
¡Infúndeles, Señor, temor de ti!
¡Que sepan las naciones que sólo son seres humanos!