La majestad del Señor

1
¡El Señor reina!
¡El Señor se ha vestido de magnificencia!
¡El Señor se ha revestido de gran poder!
¡El Señor afirmó el mundo, y éste no se moverá!
2
Su trono es firme desde el principio.
¡El Señor es el Rey eterno!
3
Los ríos levantaron, Señor;
los ríos levantaron su voz;
los ríos levantaron sus olas.
4
Tú, Señor, en las alturas,
eres más poderoso que el estruendo de los mares;
¡más poderoso que las fieras olas del mar!
5
Tus testimonios, Señor, permanecen firmes;
la santidad es el adorno de tu templo,
por siempre y para siempre.