Alabanzas en el cielo

1
Después de esto, oí en el cielo la potente voz de una gran multitud que decía: «¡Aleluya! La salvación, la honra, la gloria y el poder son de nuestro Dios,
2
porque sus juicios son justos y verdaderos.
Ha condenado a la gran ramera, que con su inmoralidad sexual ha corrompido a la tierra, y ha vengado la sangre de sus siervos, que fue derramada por ella
3
Y una vez más dijeron: «¡Aleluya! El humo de ella sube por los siglos de los siglos
4
Los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se inclinaron y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono, mientras decían: «¡Amén! ¡Aleluya
5
Del trono salió entonces una voz, que decía: «¡Alaben a nuestro Dios todos sus siervos, los que le temen, los grandes y los pequeños
6
También oí una voz que parecía el rumor de una gran multitud, o el estruendo de muchas aguas, o el resonar de poderosos truenos, y decía: «¡Aleluya! ¡Reina ya el Señor, nuestro Dios Todopoderoso!
7
¡Regocijémonos y alegrémonos y démosle gloria! ¡Ha llegado el momento de las bodas del Cordero! Ya su esposa se ha preparado,
8
y se le ha concedido vestirse de lino fino, limpio y refulgente.» Y es que el lino fino simboliza las acciones justas de los santos.


La cena de las bodas del Cordero

9
Entonces el ángel me dijo: «Escribe: “Bienaventurados los que han sido invitados a la cena de las bodas del Cordero.”» Y también me dijo: «Éstas son palabras verdaderas de Dios
10
Yo me postré a sus pies para adorarlo, pero él me dijo: «¡No hagas eso! Yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús.
Adora a Dios.
Pues el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.


El jinete del caballo blanco

11
Entonces vi que el cielo se había abierto, y que allí aparecía un caballo blanco.
El nombre del que lo montaba es Fiel y Verdadero, el que juzga y pelea con justicia.
12
Sus ojos parecían dos llamas de fuego, y en su cabeza había muchas diademas, y tenía inscrito un nombre que sólo él conocía.
13
La ropa que vestía estaba teñida de sangre, y su nombre es: «El verbo de Dios
14
Iba seguido de los ejércitos celestiales, que montaban caballos blancos y vestían lino finísimo, blanco y limpio.
15
De su boca salía una espada afilada, para herir con ella a las naciones.
Él las gobernará con cetro de hierro;
y pisará el lagar del ardiente vino de la ira del Dios Todopoderoso.
16
En su manto y en su muslo lleva inscrito este nombre: «Rey de reyes y Señor de señores
17
Vi entonces que un ángel estaba de pie en el sol, y que con voz potente les decía a todas las aves que surcan los cielos: «Vengan ya;
júntense para la gran cena de Dios,
18
para que devoren los cadáveres de reyes, capitanes y poderosos;
los cadáveres de caballos y de jinetes, ¡los cadáveres de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes
19
Vi entonces que la bestia y los reyes de la tierra y sus ejércitos se reunían para luchar contra el que montaba el caballo, y contra su ejército.
20
Pero la bestia fue apresada, y también el falso profeta que había hecho señales milagrosas delante de ella, con las que había engañado a los que recibieron la marca de la bestia y habían adorado su imagen.
Estos dos fueron lanzados vivos a un lago de fuego que arde con azufre.
21
Los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron devorando sus cadáveres.