Mensaje a la iglesia de Éfeso

1
»Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: Así dice el que lleva siete estrellas en su mano derecha y anda en medio de los siete candeleros de oro:
2
»Yo conozco tus obras, tu arduo trabajo y tu paciencia.
Sé que no soportas a los malvados, que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles y no lo son, y que has descubierto que son unos mentirosos.
3
Por causa de mi nombre has resistido, sufrido y trabajado arduamente, sin rendirte.
4
Pero tengo contra ti que has abandonado tu primer amor.
5
Así que ponte a pensar en qué has fallado, y arrepiéntete, y vuelve a actuar como al principio.
De lo contrario, vendré a ti y, si no te arrepientes, quitaré tu candelero de su lugar.
6
Pero tienes algo a tu favor: que no soportas las obras de los nicolaítas, las cuales tampoco yo soporto.
7
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Al que salga vencedor, le permitiré comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.


Mensaje a la iglesia de Esmirna

8
»Escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: Así dice el primero y el último, el que estuvo muerto y ha vuelto a vivir:
9
»Yo conozco tus obras, tus sufrimientos, y tu pobreza (aunque en realidad eres rico).
cómo te calumnian los que dicen ser judíos, pero que en realidad no son sino una sinagoga de Satanás.
10
No tengas miedo de lo que vas a sufrir, pues el diablo pondrá a prueba a algunos de ustedes y los echará en la cárcel, y allí tendrán que sufrir durante diez días.
Tú sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.
11
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias: El que salga vencedor, no sufrirá el daño de la segunda muerte.


Mensaje a la iglesia de Pérgamo

12
»Escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo: Así dice el que tiene la espada aguda de doble filo:
13
»Yo sé dónde vives, y dónde está el trono de Satanás.
Sin embargo, te mantienes fiel a mi nombre, y no has negado mi fe, ni siquiera cuando a Antipas, mi testigo fiel, lo mataron en esa ciudad, donde vive Satanás.
14
Pero tengo algunas cosas contra ti.
Tienes contigo a los que se aferran a la doctrina de Balaam, el que enseñó a Balac a poner tropiezos a los hijos de Israel, a hacerlos comer de lo sacrificado a los ídolos, y a caer en inmoralidades sexuales.
15
También tienes contigo a los que se aferran a la doctrina de los nicolaítas.
16
Así que, ¡arrepiéntete! De lo contrario, pronto vendré a ti, y con la espada de mi boca pelearé contra ellos.
17
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias: Al que salga vencedor, le daré a comer del maná escondido, y le daré también una piedrecita blanca;
en ella está escrito un nombre nuevo, que nadie conoce sino el que lo recibe.


Mensaje a la iglesia de Tiatira

18
»Escribe al ángel de la iglesia en Tiatira: Así dice el Hijo de Dios, cuyos ojos son como una llama de fuego, y cuyos pies se asemejan al bronce pulido:
19
»Yo conozco tus obras, tu amor, y tu fe;
tu servicio y tu paciencia.
También sé que tus últimas obras son mejores que las primeras.
20
Pero tengo algunas cosas contra ti: Tú toleras a Jezabel, esa mujer que se llama profetisa, pero que seduce a mis siervos y los lleva a incurrir en inmoralidad sexual y a comer lo sacrificado a los ídolos.
21
Le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere renunciar a su inmoralidad sexual.
22
Por tanto, a ella y a los que con ella adulteran los haré caer en cama;
y si no se arrepienten de sus malas obras, los haré sufrir en gran manera.
23
Y heriré de muerte a sus hijos, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón;
y a cada uno de ustedes le daré según lo que haya hecho.
24
Pero a ustedes y a los demás que están en Tiatira, y que no siguen esa doctrina ni han conocido lo que ellos llaman “las profundidades de Satanás”, yo les digo que no les impondré ninguna carga más;
25
pero deben conservar lo que tienen hasta que yo venga.
26
Al que salga vencedor y cumpla hasta el final con lo que yo mando, le daré autoridad sobre las naciones,
27
la misma que he recibido de mi Padre.
Y gobernará a las naciones con cetro de hierro, y las despedazará como a un vaso de alfarero.
28
Además, le daré la estrella de la mañana.
29
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.