El Señor salvará a su pueblo

1
Pidan ustedes al Señor que llueva en la estación tardía, y el Señor enviará relámpagos y a cada uno le dará lluvia abundante y hierba verde en el campo.
2
Los terafines han comunicado mensajes sin sentido, los adivinos tienen visiones falsas, hablan de sueños ilusorios, y el consuelo que dan no sirve para nada.
Por eso el pueblo sufre y vaga sin rumbo, como ovejas sin pastor.
3
«Mi enojo se ha encendido contra los pastores.
Yo castigaré a los jefes
Sí, el Señor de los ejércitos vendrá al encuentro de su rebaño, que es la casa de Judá, y les dará el privilegiado lugar de un corcel de batalla.
4
De la casa de Judá saldrá la piedra angular, la clavija, el arco de guerra, y también todo opresor.
5
Serán como los guerreros que, en la batalla, pisotean al enemigo en el lodo de las calles.
Combatirán, porque el Señor estará con ellos, y los soldados de caballería quedarán avergonzados.
6
«Yo fortaleceré la casa de Judá, y protegeré la casa de José.
Yo los haré volver, porque me he compadecido de ellos.
Todo será como si jamás los hubiera rechazado, porque yo soy el Señor su Dios, y les responderé
7
Efraín será semejante a un guerrero, y su corazón se regocijará como si bebiera vino.
También sus hijos lo verán, y se alegrarán;
su corazón se gozará en el Señor.
8
«Yo les daré la señal de que vuelvan, y volveré a reunirlos.
Cuando los haya redimido;
volverán a multiplicarse como antes.
9
Aunque los esparcí entre los pueblos, aun en los países más lejanos se acordarán de mí;
y volverán con los hijos con quienes vivieron.
10
Yo los haré volver de Egipto, y los recogeré de Asiria, y los traeré a las tierras de Galaad y del Líbano, y todas esas tierras no les serán suficientes.
11
»Cuando pasen por el mar turbulento, yo golpearé las olas del mar y secaré las profundidades del río.
Haré que ruede por el suelo la soberbia de Asiria, y que llegue a su fin el reinado de Egipto.
12
Yo mismo infundiré fuerzas a mi pueblo, y en mi nombre se pondrán en marcha
Palabra del Señor.