El candelabro de oro y los olivos

1
El ángel que hablaba conmigo volvió y me despertó, como si me despertara de un sueño,
2
y me dijo:
«¿Qué ves?»
Yo respondí:
«Lo que veo es un candelabro, todo él de oro, con un depósito en la parte superior.
Por encima del candelabro hay siete lámparas, con siete brazos para cada una de las lámparas que tiene arriba.
3
Junto al candelabro hay dos olivos, uno de ellos a la derecha del depósito, y el otro a su izquierda
4
Seguí hablando, y le dije al ángel que hablaba conmigo:
«Y esto, mi señor, ¿qué significa
5
El ángel que hablaba conmigo me respondió y me dijo:
«¿No sabes lo que significa
Y yo le dije:
«No, señor mío
6
Entonces el ángel me respondió y me dijo:
«Es la palabra del Señor a Zorobabel, que le dice: “Yo no actúo por medio de un ejército, ni por la fuerza, sino por medio de mi espíritu.”
»Lo ha dicho el Señor de los ejércitos.
7
¿Quién eres tú, monte imponente? ¡Ante Zorobabel quedarás convertido en una llanura! Porque él extraerá la piedra principal entre aclamaciones a su belleza
8
La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
9
«Zorobabel mismo echará los cimientos de esta casa, y con sus propias manos la terminará.
Así sabrás que el Señor de los ejércitos me ha enviado a ustedes.
10
Porque los que se burlaron de los modestos comienzos se alegrarán al ver la plomada en la mano de Zorobabel.
Estos son los siete ojos del Señor, los cuales recorren toda la tierra
11
Yo seguí hablando, y le dije:
«Y estos dos olivos a la derecha y a la izquierda del candelabro, ¿qué significan
12
Y volví a hablar, y le dije:
«¿Qué significan las dos ramas de olivo, por cuyos brazos de oro se vierte el aceite como oro?»
13
Y el ángel me respondió:
«¿No sabes lo que significan
Y le dije:
«No lo sé, mi señor
14
Y me respondió:
«Éstos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra