Los cuatro carros

1
De nuevo levanté la mirada, y vi que de entre dos montes salían cuatro carros.
Los montes eran de bronce.
2
En el primer carro había caballos alazanes;
en el segundo carro, caballos negros;
3
en el tercer carro, caballos blancos;
y en el cuarto carro, caballos pintos.
4
Le pregunté entonces al ángel que hablaba conmigo:
«Mi señor, ¿qué significa esto
5
Y el ángel me respondió:
«Éstos son los cuatro vientos de los cielos, que salen después de presentarse delante del Señor de toda la tierra
6
El carro con los caballos negros salió en dirección al país del norte, y los blancos salieron tras ellos, y los overos salieron en dirección al país del sur.
7
Los alazanes salieron dispuestos a recorrer la tierra.
Y el ángel dijo:
«Vayan a recorrer la tierra
Y ellos la recorrieron.
8
Luego el ángel me llamó y me dijo:
«Mira, los que salieron hacia el país del norte harán que mi espíritu repose en ese país


Coronación simbólica de Josué

9
La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
10
«Jelday, Tobías y Jedaías estaban cautivos en Babilonia, pero ya han vuelto.
Así que ve hoy mismo a la casa de Josías hijo de Sofonías y tómalos.
11
Toma también plata y oro, y haz una coronas.
Ponle una de ellas al sumo sacerdote Josué hijo de Josadac,
12
y dile: “Así ha dicho el Señor de los ejércitos: Éste es el hombre cuyo nombre es Renuevo, porque de sus raíces saldrán renuevos.
Será él quien edifique el templo del Señor.
13
Lo edificará, y se cubrirá de gloria, y se sentará en su trono para gobernar, al lado de un sacerdote, y entre los dos habrá un acuerdo de paz.”
14
Las coronas les servirán a Jelday, Tobías, Jedaías y Josías hijo de Sofonías, como un recordatorio en el templo del Señor
15
Y los que están lejos vendrán y ayudarán a edificar el templo del Señor.
Así sabrán que el Señor de los ejércitos me ha enviado a ustedes.
Esto sucederá si ustedes son obedientes y atienden la voz del Señor su Dios.