El castigo para las naciones vecinas

1
La palabra profética del Señor está en contra de la tierra de Jadrac y de Damasco.
Ciertamente, todas las tribus de Israel, y la humanidad entera, deben volver los ojos al Señor,
2
lo mismo que Jamat, vecina de Tiro y Sidón, a pesar de su sabiduría.
3
Y aunque Tiro edificó una fortaleza para sí, y amontonó plata y oro como si amontonara el polvo o el lodo de las calles,
4
el Señor la despojará de sus riquezas, acabará con su poderío marítimo, y hará que el fuego la consuma.
5
Cuando Ascalón vea esto, se llenará de miedo, y Gaza sufrirá en gran manera, lo mismo que Ecrón, porque verá desvanecerse su esperanza.
El rey de Gaza perecerá, y Ascalón se quedará deshabitada.
6
Asdod será habitada por extraños.
«Yo pondré fin a la soberbia de los filisteos:
7
les quitaré la sangre de la boca, y de entre los dientes les arrancaré sus abominaciones
Pero quedará también un remanente para nuestro Dios, y en Judá ellos serán como capitanes, y los de Ecrón serán como los jebuseos.
8
«Entonces acamparé alrededor de mi casa para vigilarla, para que nadie entre ni salga, y nunca más habrá quien oprima a mi pueblo, porque esta vez yo mismo los estaré vigilando


El futuro rey de Sión

9
«¡Llénate de alegría, hija de Sión!
¡Da voces de júbilo, hija de Jerusalén!
Mira que tu rey viene a ti,
justo, y salvador y humilde,
y montado sobre un asno,
sobre un pollino, hijo de asna.
10
Yo destruiré los carros de guerra de Efraín
y los briosos caballos de Jerusalén,
y los arcos de guerra serán hechos pedazos.
Tu rey anunciará la paz a las naciones,
y su señorío se extenderá de mar a mar,
y del río Éufrates a los límites de la tierra.
11
»Tambiénserás salvada por la sangre de tu pacto, y yo sacaré a tus presos de esa cisterna sin agua.
12
¡Vuelvan, pues, a la fortaleza, prisioneros de esperanza! En este preciso día yo les hago saber que les devolveré el doble de lo que perdieron.
13
Ya he tensado a Judá como un arco, y de Efraín he hecho una flecha;
voy a incitar a los hijos de Sión contra los hijos de Grecia, y haré de ti una espada de guerrero
14
Entonces se verá cómo el Señor los cubre, y cómo su dardo sale como un relámpago.
Y el Señor tocará la trompeta, mientras avanza entre los torbellinos del sur.
15
El Señor de los ejércitos les dará su protección, y ellos lo destruirán todo: despedazarán las piedras para las hondas, y beberán y se carcajearán como embriagados de vino, y se derramarán sus copas como los cuernos del altar.
16
Cuando llegue ese día, el Señor su Dios salvará a su pueblo como si fuera un rebaño, y los exaltará en su tierra como a las piedras de una diadema.
17
¡Cuánta bondad, y cuánta hermosura! ¡El trigo y el vino llenarán de alegría a los jóvenes y a las doncellas!