Juicios contra las naciones vecinas

1
Tú, nación desvergonzada, ponte a pensar,
2
antes de que entre en vigor el decreto, y el día se pase como el polvo;
antes de que caiga sobre ustedes el furor de la ira del Señor;
¡antes de que les sobrevenga el día de la ira del Señor!
3
Ustedes, los humildes de la tierra, los que practican la justicia del Señor, ¡búsquenlo! ¡Busquen al Señor y su justicia! ¡Practiquen la mansedumbre! Tal vez el Señor los proteja en el día de su enojo.
4
Porque Gaza quedará desamparada, y Ascalón será destruida;
Asdod será saqueada en pleno día, y Ecrón será arrancada de raíz.
5
¡Ay de ustedes, cretenses, que habitan en las costas del mar! La palabra del Señor va dirigida contra ti, Canaán, tierra de los filisteos! Yo haré que te destruyan hasta no dejar un solo habitante.
6
La costa del mar quedará convertida en praderas de pastoreo y en corrales de ovejas.
7
Allí cuidarán sus rebaños los sobrevivientes de la casa de Judá, y pasarán la noche en las casas de Ascalón, porque el Señor su Dios los visitará y los rescatará de su cautiverio.
8
«Han llegado a mis oídos las ofensas de Moab y los insultos con que los hijos de Amón han deshonrado a mi pueblo.
Sé que se han engrandecido sobre su territorio.
9
Por lo tanto, vivo yo, que a Moab le pasará lo que a Sodoma, y a los hijos de Amón lo que a Gomorra.
Será un campo de ortigas y de minas de sal, ¡de perenne destrucción! El remanente de mi pueblo los saqueará, y tomará posesión de sus territorios
Palabra del Señor de los ejércitos, Dios de Israel.
10
Esto les sobrevendrá por causa de su soberbia, por insultar y engrandecerse en contra del pueblo del Señor de los ejércitos.
11
Las acciones del Señor contra ellos serán terribles, porque destruirá a todos los dioses de la tierra, y todas las naciones se inclinarán ante él, allí donde se encuentren.
12
«Ustedes, los etíopes, también sufrirán la muerte ante mi espada
13
El Señor extenderá su mano contra el norte y destruirá a Asiria, y convertirá a Nínive en un montón de ruinas y en árido desierto.
14
Los rebaños y los ganados harán de ella su aprisco, y en sus dinteles dormirán los pelícanos, los erizos y todas las bestias del campo.
Se oirán trinos en las ventanas, pero en las puertas habrá desolación porque sus paneles de cedro quedarán al descubierto.
15
¡Así quedará la ciudad alegre, que tan confiada vivía! ¡Así quedará la ciudad que en su corazón decía: «¡Yo soy única! ¡No hay nadie como yo!» Y, sin embargo, quedará asolada;
¡quedará convertida en una guarida de fieras! Todos los que pasen cerca de ella, se burlarán y le harán señas con la mano.