Muerte de Saúl y de sus hijos

1
Los filisteos pelearon contra Israel;
huyeron delante de ellos los israelitas, pues muchos cayeron heridos de muerte en el monte Gilboa.
2
Los filisteos siguieron a Saúl y a sus hijos, y mataron a Jonatán, a Abinadab y a Malquisúa, hijos de Saúl.
3
Al concentrar sus ataques contra Saúl, le alcanzaron los flecheros y fue herido por ellos.
4
Entonces dijo Saúl a su escudero: «Saca tu espada y traspásame con ella, no sea que vengan estos incircuncisos y hagan mofa de mí»;
pero su escudero no quiso, porque tenía mucho miedo.
Entonces Saúl tomó la espada y se echó sobre ella.
5
Cuando su escudero vio a Saúl muerto, él también se echó sobre su espada y se mató.
6
Así murieron Saúl y sus tres hijos;
y toda su casa murió junto con él.
7
Al ver todos los de Israel que habitaban en el valle que habían huido las tropas y que Saúl y sus hijos habían muerto, dejaron sus ciudades y huyeron.
Vinieron entonces los filisteos y se establecieron en ellas.
8
Sucedió al día siguiente, que al venir los filisteos a despojar a los muertos, hallaron a Saúl y a sus hijos tendidos en el monte Gilboa.
9
Luego que lo despojaron, tomaron su cabeza y sus armas, y enviaron mensajeros por toda la tierra de los filisteos para dar la buena noticia a sus ídolos y al pueblo.
10
Después pusieron sus armas en el templo de sus dioses y colgaron su cabeza en el templo de Dagón.
11
Cuando oyeron los de Jabes de Galaad lo que habían hecho los filisteos de Saúl,
12
se levantaron todos los hombres valientes, tomaron el cuerpo de Saúl y los cuerpos de sus hijos, y los trajeron a Jabes;
enterraron sus huesos debajo de una encina en Jabes, y ayunaron siete días.
13
Así murió Saúl a causa de su rebelión con que pecó contra Jehová, contra la palabra de Jehová, la cual no guardó, y porque consultó a una adivina,
14
y no consultó a Jehová;
por esta causa lo mató, y traspasó el reino a David hijo de Isaí.