Israel derrota a sirios y amonitas

1
Después de estas cosas aconteció que murió Nahas, rey de los hijos de Amón, y reinó en su lugar su hijo.
2
Y dijo David: «Tendré misericordia con Hanún hijo de Nahas, porque también su padre tuvo conmigo misericordiaAsí David envió embajadores para que lo consolaran de la muerte de su padre.
Pero cuando llegaron los siervos de David a la tierra de los hijos de Amón, donde estaba Hanún, para consolarlo,
3
los príncipes de los hijos de Amón dijeron a Hanún: «¿Según tu parecer ha enviado David a consolarte porque quiere honrar a tu padre? ¿No vienen más bien sus siervos a ti para espiar, examinar y reconocer la tierra
4
Entonces Hanún tomó a los siervos de David y los rapó, les cortó los vestidos por la mitad, hasta las nalgas, y los despachó.
5
Se fueron luego, y cuando llegó a David la noticia sobre aquellos hombres, envió a recibirlos, porque estaban muy avergonzados.
El rey mandó que les dijeran: «Quedaos en Jericó hasta que os crezca la barba, y entonces volveréis
6
Al ver los hijos de Amón que se habían hecho odiosos a David, Hanún y los hijos de Amón enviaron mil talentos de plata para tomar a sueldo carros y gente de a caballo de Mesopotamia, de Siria, de Maaca y de Soba.
7
Y tomaron a sueldo treinta y dos mil carros, y al rey de Maaca y a su ejército, los cuales vinieron y acamparon delante de Medeba.
Y se reunieron también los hijos de Amón en sus ciudades y acudieron a la guerra.
8
Cuando David lo supo, envió a Joab con todo el ejército de los hombres valientes.
9
Los amonitas salieron y ordenaron la batalla a la entrada de la ciudad;
y los reyes que habían venido estaban aparte en el campo.
10
Y viendo Joab que el ataque contra él había sido dispuesto por el frente y por la retaguardia, escogió de los más aventajados que había en Israel, y con ellos ordenó su ejército contra los sirios.
11
Puso luego el resto de la gente al mando de Abisai, su hermano, y los organizó en orden de batalla contra los amonitas.
12
Y dijo: «Si los sirios son más fuertes que yo, tú me ayudarás;
y si los amonitas son más fuertes que tú, yo te ayudaré.
13
Esfuérzate, y esforcémonos por nuestro pueblo, y por las ciudades de nuestro Dios;
y haga Jehová lo que bien le parezca
14
Entonces avanzó Joab con el pueblo que traía consigo, para pelear contra los sirios;
pero ellos huyeron delante de él.
15
Cuando los amonitas vieron que los sirios habían huido, huyeron también ellos delante de Abisai, hermano de Joab, y entraron en la ciudad.
Entonces Joab volvió a Jerusalén.
16
Al ver los sirios que habían caído delante de Israel, enviaron embajadores, y trajeron a los sirios que estaban al otro lado del Éufrates, cuyo capitán era Sofac, general del ejército de Hadad-ezer.
17
Luego que fue dado aviso a David, reunió a todo Israel, cruzó el Jordán, llegó adonde estaban y ordenó batalla contra ellos.
David ordenó su tropa contra los sirios, y estos pelearon contra él.
18
Pero el pueblo sirio huyó delante de Israel;
y mató David de los sirios a siete mil hombres de los carros y cuarenta mil hombres de a pie;
asimismo mató a Sofac, general del ejército.
19
Cuando los siervos de Hadad-ezer vieron que habían caído delante de Israel, concertaron paz con David y quedaron sometidos a él.
A partir de entonces, el pueblo sirio nunca más quiso ayudar a los amonitas.