David censa al pueblo

1
Se levantó Satanás contra Israel e incitó a David a que hiciera censo del pueblo.
2
Y dijo David a Joab y a los príncipes del pueblo:
—Id, haced censo de Israel desde Beerseba hasta Dan, e informadme sobre el número de ellos para que yo lo sepa.
3
Respondió Joab:
—¡Que Jehová añada a su pueblo cien veces más de lo que es, rey, señor mío! ¿Acaso no son todos ellos siervos de mi señor? ¿Para qué procura mi señor esto, que traerá pecado sobre Israel?
4
Pero la orden del rey pudo más que Joab.
Salió, por tanto, Joab y recorrió todo Israel;
entonces volvió a Jerusalén y dio cuenta a David de las cifras del pueblo:
5
había en todo Israel un millón cien mil que sacaban espada, y en Judá cuatrocientos setenta mil hombres que sacaban espada.
6
Entre estos no fueron contados los levitas, ni los hijos de Benjamín, porque la orden del rey era abominable a Joab.
7
Esto desagradó a Dios, el cual castigó a Israel.
8
Entonces dijo David a Dios:
—He pecado gravemente al hacer esto;
te ruego que quites la maldad de tu siervo, pues he actuado muy locamente.
9
Y habló Jehová a Gad, vidente de David, diciendo:
10
«Ve, habla a David y dile: “Así ha dicho Jehová: Tres cosas te propongo;
escoge de ellas una y así haré contigo.”»
11
Gad fue ante David y le dijo:
Así ha dicho Jehová:
12
Escoge para ti: tres años de hambre, o tres meses de derrotas ante tus enemigos, con la espada de tus adversarios, o bien tres días durante los cuales la espada de Jehová y la peste recorran la tierra, y el ángel de Jehová haga destrucción en todos los términos de Israel.” Mira, pues, qué responderé a quien me ha enviado.
13
David respondió a Gad:
Estoy en grande angustia.
Prefiero caer en la mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas en extremo, que caer en manos de los hombres.
14
Entonces Jehová envió una peste sobre Israel, y murieron setenta mil hombres.
15
Envió Jehová el ángel a Jerusalén para destruirla;
pero cuando ya estaba destruyéndola, miró Jehová y se arrepintió de aquel mal, y dijo al ángel que destruía: «¡Basta ya! ¡Detén tu mano!» El ángel de Jehová estaba junto a la era de Ornán, el jebuseo.
16
Y alzando David sus ojos, vio al ángel de Jehová que estaba entre el cielo y la tierra, con una espada desnuda en su mano, extendida contra Jerusalén.
Entonces David y los ancianos se postraron sobre sus rostros, vestidos de ropas ásperas.
17
Y dijo David a Dios:
—¿No soy yo el que hizo contar al pueblo? Yo mismo soy el que pequé, y ciertamente he hecho mal;
pero estas ovejas, ¿qué han hecho? Jehová Dios mío, caiga ahora tu mano sobre mí, y sobre la casa de mi padre, pero no envíes la peste sobre tu pueblo.
18
El ángel de Jehová ordenó a Gad decirle a David que subiera y construyera un altar a Jehová en la era de Ornán, el jebuseo.
19
Y David subió, conforme a la orden que Gad le había dado en nombre de Jehová.
20
Al volverse Ornán, que estaba trillando el trigo, vio al ángel, y los cuatro hijos que estaban con él se escondieron.
21
Cuando David llegó adonde estaba Ornán, éste miró y vio a David;
entonces salió de la era y se postró en tierra ante David.
22
Luego dijo David a Ornán:
Dame este lugar de la era, para que edifique un altar a Jehová;
dámelo por su cabal precio, para que cese la mortandad en el pueblo.
23
Respondió Ornán a David:
Tómala para ti, y haga mi señor, el rey, lo que bien le parezca.
Yo daré los bueyes para el holocausto, trillos para leña y trigo para la ofrenda.
Yo lo doy todo.
24
Replicó el rey David a Ornán:
—No, todo quiero comprarlo por su justo precio;
porque no tomaré para Jehová lo que es tuyo, ni sacrificaré holocausto que nada me cueste.
25
Y dio David a Ornán por aquel lugar la suma de seiscientos siclos de oro.
26
David edificó allí un altar a Jehová, en el que ofreció holocaustos y ofrendas de paz e invocó a Jehová, quien le respondió por fuego desde los cielos en el altar del holocausto.
27
Entonces Jehová habló al ángel, y éste volvió su espada a la vaina.
28
Al ver David que Jehová lo había oído en la era de Ornán, el jebuseo, ofreció sacrificios allí.
29
Pues el tabernáculo de Jehová que Moisés había hecho en el desierto, y el altar del holocausto, estaban entonces en el lugar alto de Gabaón;
30
pero David no pudo ir allá a consultar a Dios, porque estaba atemorizado a causa de la espada del ángel de Jehová.