Jehová llama a Samuel

1
El joven Samuel servía a Jehová en presencia de Elí;
en aquellos días escaseaba la palabra de Jehová y no eran frecuentes las visiones.
2
Un día estaba Elí acostado en su aposento, cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver.
3
Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde se encontraba el Arca de Dios;
y antes que la lámpara de Dios fuera apagada,
4
Jehová llamó a Samuel.
Éste respondió: «Heme aquí
5
Y corriendo luego adonde estaba Elí, dijo:
Heme aquí;
¿para qué me llamaste?
—Yo no he llamado;
vuelve y acuéstaterespondió Elí.
Él se fue y se acostó.
6
Jehová volvió a llamar a Samuel.
Se levantó Samuel, vino adonde estaba Elí y le dijo:
Heme aquí;
¿para qué me has llamado?
Hijo mío, yo no he llamado;
vuelve y acuéstate —le respondió Elí.
7
Samuel no había conocido aún a Jehová, ni la palabra de Jehová le había sido revelada.
8
Jehová, pues, llamó por tercera vez a Samuel.
Y él se levantó, vino ante Elí, y le dijo:
Heme aquí;
¿para qué me has llamado?
Entonces entendió Elí que Jehová llamaba al joven,
9
y le dijo:
—Ve y acuéstate;
y si te llama, di: “Habla, Jehová, que tu siervo escucha.”
Así se fue Samuel y se acostó en su lugar.
10
Vino Jehová, se paró y llamó como las otras veces:
—¡Samuel, Samuel!
Entonces Samuel dijo:
Habla, que tu siervo escucha.
11
Dijo Jehová a Samuel:
—Yo haré una cosa en Israel que a quien la oiga le zumbarán ambos oídos.
12
Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin.
13
Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe;
porque sus hijos han blasfemado contra Dios y él no se lo ha impedido.
14
Por tanto, yo he jurado a la casa de Elí que la iniquidad de su casa no será expiada jamás, ni con sacrificios ni con ofrendas.
15
Samuel se quedó acostado hasta la mañana, y después abrió las puertas de la casa de Jehová;
pero temía contar la visión a Elí.
16
Entonces Elí lo llamó y le dijo:
Samuel, hijo mío.
Heme aquírespondió él.
17
Elí dijo:
—¿Qué te ha dicho? Te ruego que no me lo ocultes.
Traiga Dios sobre ti el peor de los castigos, si me ocultas una palabra de todo lo que habló contigo.
18
Entonces Samuel se lo manifestó todo, sin ocultarle nada.
Y Elí dijo:
—Él es Jehová;
que haga lo que mejor le parezca.
19
Samuel crecía y Jehová estaba con él;
y no dejó sin cumplir ninguna de sus palabras.
20
Todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, supo que Samuel era fiel profeta de Jehová.
21
Y Jehová volvió a aparecer en Silo, porque en Silo se manifestaba a Samuel la palabra de Jehová.