Sisac invade Judá

1
Cuando Roboam consolidó el reino, dejó la ley de Jehová, y todo Israel con él.
2
Y por haberse rebelado contra Jehová, en el quinto año del rey Roboam, subió Sisac, rey de Egipto, contra Jerusalén,
3
con mil doscientos carros y sesenta mil hombres de a caballo;
pero el pueblo que venía con él de Egipto, esto es, libios, suquienos y etíopes, era innumerable.
4
Tomó las ciudades fortificadas de Judá y llegó hasta Jerusalén.
5
El profeta Semaías vino ante Roboam y los príncipes de Judá que estaban reunidos en Jerusalén por causa de Sisac, y les dijo:
Así ha dicho Jehová: “Vosotros me habéis dejado, y por eso yo también os he dejado en manos de Sisac.”
6
Entonces los príncipes de Israel y el rey se humillaron, y dijeron:
—¡Justo es Jehová!
7
Cuando Jehová vio que se habían humillado, vino palabra de Jehová a Semaías, diciendo: «Se han humillado, no los destruiré, sino que los salvaré en breve y no se derramará mi ira contra Jerusalén por mano de Sisac.
8
Pero serán sus siervos, para que sepan lo que es servirme a mí, y qué es servir a los reyes de las naciones
9
Subió, pues, Sisac, rey de Egipto, a Jerusalén, y tomó los tesoros de la casa de Jehová y los tesoros de la casa del rey;
todo se lo llevó;
también los escudos de oro que Salomón había hecho.
10
Y en lugar de ellos hizo el rey Roboam escudos de bronce y los entregó a los jefes de la guardia, los cuales custodiaban la entrada de la casa del rey.
11
Cuando el rey iba a la casa de Jehová, venían los de la guardia y los llevaban, y después los volvían a dejar en la sala de la guardia.
12
Así pues, por haberse humillado, la ira de Jehová se apartó de él y no lo destruyó del todo, ya que aún en Judá había cosas buenas.
13
Fortalecido pues, Roboam reinó en Jerusalén;
y tenía Roboam cuarenta y un años cuando comenzó a reinar y reinó diecisiete años en Jerusalén, la ciudad que escogió Jehová entre todas las tribus de Israel para poner en ella su nombre.
El nombre de la madre de Roboam fue Naama, una amonita.
14
E hizo lo malo, porque no dispuso su corazón para buscar a Jehová.
15
Los hechos de Roboam, los primeros y los últimos, ¿no están escritos en los libros del profeta Semaías y del vidente Iddo, en el registro de las familias? Y entre Roboam y Jeroboam hubo guerra constante.
16
Durmió Roboam con sus padres y fue sepultado en la Ciudad de David.
Reinó en su lugar Abías, su hijo.