Ezequías celebra la Pascua

1
Después Ezequías envió mensajeros por todo Israel y Judá, y también escribió cartas a Efraín y a Manasés, para invitarlos a la casa de Jehová, en Jerusalén, a fin de celebrar la Pascua a Jehová, Dios de Israel.
2
Pues el rey había consultado con sus príncipes y con toda la congregación en Jerusalén, para celebrar la Pascua en el mes segundo;
3
porque entonces no la podían celebrar, por cuanto no había suficientes sacerdotes santificados, ni el pueblo se había reunido en Jerusalén.
4
Esto agradó al rey y a toda la multitud.
5
Y determinaron hacer pasar pregón por todo Israel, desde Beerseba hasta Dan, para que vinieran a celebrar en Jerusalén la Pascua a Jehová, Dios de Israel;
porque en mucho tiempo no la habían celebrado al modo que está prescrito.
6
Salieron, pues, mensajeros con cartas de parte del rey y de sus príncipes por todo Israel y Judá, como el rey lo había mandado, que decían: «Hijos de Israel, volveos a Jehová, el Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, y él se volverá al resto que ha quedado de manos de los reyes de Asiria.
7
No seáis como vuestros padres y como vuestros hermanos, que se rebelaron contra Jehová, el Dios de sus padres, y él los entregó a desolación, como vosotros veis.
8
Ahora, pues, no seáis tercos como vuestros padres;
someteos a Jehová y venid a su santuario, el cual él ha santificado para siempre;
y servid a Jehová, vuestro Dios, y el ardor de su ira se apartará de vosotros.
9
Porque si os volvéis a Jehová, vuestros hermanos y vuestros hijos hallarán misericordia delante de los que los tienen cautivos, y volverán a esta tierra;
porque Jehová, vuestro Dios, es clemente y misericordioso, y no apartará de vosotros su rostro, si vosotros os volvéis a él.»
10
Pasaron, pues, los mensajeros de ciudad en ciudad por la tierra de Efraín y Manasés, hasta Zabulón;
pero se reían y burlaban de ellos.
11
Con todo, algunos hombres de Aser, de Manasés y de Zabulón se humillaron, y vinieron a Jerusalén.
12
En Judá también estuvo la mano de Dios que les dio un solo corazón para cumplir el mensaje del rey y de los príncipes, conforme a la palabra de Jehová.
13
Se reunió en Jerusalén mucha gente para celebrar la fiesta solemne de los Panes sin levadura en el mes segundo;
fue una gran reunión.
14
Y levantándose, quitaron los altares que había en Jerusalén;
quitaron también todos los altares de incienso, y los echaron al torrente Cedrón.
15
Entonces sacrificaron la Pascua, a los catorce días del mes segundo;
y los sacerdotes y los levitas, llenos de vergüenza, se santificaron y trajeron los holocaustos a la casa de Jehová.
16
Y tomaron su lugar en los turnos de costumbre, conforme a la ley de Moisés, varón de Dios;
y los sacerdotes esparcían la sangre que recibían de manos de los levitas.
17
Porque había muchos en la congregación que no estaban santificados, y por eso los levitas sacrificaban la Pascua por todos los que no se habían purificado, a fin de santificarlos para Jehová.
18
Porque una gran multitud del pueblo de Efraín y Manasés, y de Isacar y Zabulón, no actuaron conforme a lo que está escrito, pues comieron la Pascua sin haberse purificado.
Pero Ezequías oró por ellos diciendo: «Jehová, que es bueno, sea propicio a todo aquel que ha preparado su corazón para buscar a Dios,
19
a Jehová, el Dios de sus padres, aunque no esté purificado según los ritos de purificación del santuario
20
Jehová oyó a Ezequías, y sanó al pueblo.
21
Así los hijos de Israel que estaban en Jerusalén celebraron la fiesta solemne de los Panes sin levadura por siete días con grande gozo;
y glorificaban a Jehová todos los días los levitas y los sacerdotes, cantando con instrumentos resonantes a Jehová.
22
Y habló Ezequías al corazón de todos los levitas que habían mostrado buena disposición en el servicio de Jehová.
Comieron de lo sacrificado en la fiesta solemne por siete días, ofreciendo sacrificios de paz, y dando gracias a Jehová, el Dios de sus padres.
23
Y toda aquella asamblea determinó que celebraran la fiesta por otros siete días;
y la celebraron otros siete días con alegría.
24
Porque Ezequías, rey de Judá, había dado a la asamblea mil novillos y siete mil ovejas;
y también los príncipes dieron al pueblo mil novillos y diez mil ovejas;
y muchos sacerdotes ya se habían santificado.
25
Se alegró, pues, toda la congregación de Judá, como también los sacerdotes y levitas, y toda la multitud que había venido de Israel;
asimismo los forasteros que habían venido de la tierra de Israel, y los que habitaban en Judá.
26
Hubo entonces gran regocijo en Jerusalén, porque desde los días de Salomón hijo de David, rey de Israel, no había habido cosa semejante en Jerusalén.
27
Después los sacerdotes y levitas, puestos en pie, bendijeron al pueblo;
y fue oída su voz, y su oración llegó hasta el cielo, su santa morada.