La reina de Sabá visita a Salomón

1
Cuando la reina de Sabá oyó hablar de la fama de Salomón, fue a Jerusalén con un séquito muy grande, con camellos cargados de especias aromáticas, oro en abundancia, y piedras preciosas, para probar a Salomón con preguntas difíciles.
Luego que llegó ante Salomón, le dijo todo lo que tenía en su corazón.
2
Pero Salomón le respondió a todas sus preguntas, y nada hubo que Salomón no le contestara.
3
Al ver la reina de Sabá la sabiduría de Salomón, la casa que había edificado,
4
los manjares de su mesa, las habitaciones de sus oficiales, el aspecto de sus criados y los vestidos de ellos, sus coperos con sus vestidos, y la escalinata por donde se subía a la casa de Jehová, se quedó asombrada.
5
Y dijo al rey: «Verdad es lo que había oído en mi tierra acerca de tus cosas y de tu sabiduría;
6
pero yo no creía las palabras de ellos, hasta que he venido, y mis ojos han visto.
En realidad, ni aun la mitad de la grandeza de tu sabiduría me había sido dicha, puessuperas la fama que yo había oído.
7
Bienaventurados tus hombres y dichosos estos siervos tuyos que están siempre delante de ti y oyen tu sabiduría.
8
Bendito sea Jehová, tu Dios, el cual se ha complacido en ti, colocándote sobre su trono como rey para Jehová, tu Dios;
por cuanto tu Dios amó a Israel, para afirmarlo perpetuamente, por eso te ha puesto como rey sobre ellos, para que hagas juicio y justicia
9
Y dio al rey ciento veinte talentos de oro, gran cantidad de especias aromáticas y piedras preciosas;
nunca hubo tales especias aromáticas como las que dio la reina de Sabá al rey Salomón.
10
También los siervos de Hiram y los siervos de Salomón, que habían traído el oro de Ofir, trajeron madera de sándalo y piedras preciosas.
11
Con la madera de sándalo el rey hizo gradas en la casa de Jehová y en las casas reales, y arpas y salterios para los cantores;
nunca en la tierra de Judá se había visto madera semejante.
12
El rey Salomón le dio a la reina de Sabá todo lo que ella quiso y le pidió, más de lo que ella había traído al rey.
Después ella se volvió y regresó a su tierra con sus siervos.


Riquezas y fama de Salomón

13
El peso del oro que recibía Salomón cada año, era seiscientos sesenta y seis talentos de oro,
14
sin contar lo que traían los mercaderes y negociantes;
todos los reyes de Arabia y los gobernadores de la tierra traían oro y plata a Salomón.
15
Hizo también el rey Salomón doscientos escudos de oro batido, cada uno de los cuales tenía seiscientos siclos de oro labrado;
16
asimismo trescientos escudos de oro batido, teniendo cada escudo trescientos siclos de oro;
y los puso el rey en la casa «Bosque del Líbano».
17
Además, el rey hizo un gran trono de marfil y lo recubrió de oro puro.
18
El trono tenía seis gradas, un estrado de oro fijado al trono, brazos a uno y otro lado del asiento, y dos leones que estaban junto a los brazos.
19
Había también allí doce leones sobre las seis gradas, a uno y otro lado.
Jamás fue hecho trono semejante en reino alguno.
20
Toda la vajilla del rey Salomón era de oro, y toda la vajilla de la casa «Bosque del Líbano», de oro puro.
En los días de Salomón la plata no era apreciada.
21
Porque la flota del rey iba a Tarsis con los siervos de Hiram, y cada tres años solían venir las naves de Tarsis trayendo oro, plata, marfil, monos y pavos reales.
22
El rey Salomón superó a todos los reyes de la tierra en riqueza y en sabiduría.
23
Y todos los reyes de la tierra procuraban ver el rostro de Salomón, para oír la sabiduría que Dios le había dado.
24
Cada uno de estos le llevaba un regalo: alhajas de plata, alhajas de oro, vestidos, armas, perfumes, caballos y mulos, todos los años.
25
Tuvo también Salomón cuatro mil caballerizas para sus caballos y carros, y doce mil jinetes, los cuales puso en las ciudades de los carros, y en Jerusalén, junto al rey.
26
Tuvo dominio sobre todos los reyes desde el Éufrates hasta la tierra de los filisteos y hasta la frontera de Egipto.
27
Acumuló el rey tanta plata como piedras había en Jerusalén, y cedros como higueras hay en la Sefela.
28
Traían también caballos para Salomón, de Egipto y de todos los países.


Muerte de Salomón

29
Los demás hechos de Salomón, los primeros y los últimos, ¿no están todos escritos en los libros del profeta Natán, en la profecía de Ahías, el silonita, y en la profecía del vidente Iddo acerca de Jeroboam hijo de Nabat?
30
Reinó Salomón en Jerusalén sobre todo Israel cuarenta años.
31
Y durmió Salomón con sus padres, y lo sepultaron en la Ciudad de David, su padre.
Reinó en su lugar Roboam, su hijo.