1
Ésta es la tercera vez que voy a vosotros.
Por boca de dos o de tres testigos se decidirá todo asunto.
2
He dicho antes, y ahora digo otra vez como si estuviera presente, y ahora, que estoy ausente, lo escribo a los que antes pecaron, y a todos los demás, que si voy otra vez, no seré indulgente.
3
Así tendréis una prueba de que habla Cristo en mí, y él no es débil para con vosotros, sino que es poderoso en vosotros.
4
Aunque fue crucificado en debilidad, vive por el poder de Dios.
Y también nosotros somos débiles en él, pero viviremos con él por el poder de Dios para con vosotros.
5
Examinaos a vosotros mismos, para ver si estáis en la fe;
probaos a vosotros mismos.
¿O no os conocéis a vosotros mismos? ¿No sabéis que Jesucristo está en vosotros? ¡A menos que estéis reprobados!
6
Espero que sabréis que nosotros no estamos reprobados.
7
Y oramos a Dios que ninguna cosa mala hagáis;
no para que nosotros aparezcamos aprobados, sino para que vosotros hagáis lo bueno, aunque nosotros seamos como reprobados,
8
porque nada podemos contra la verdad, sino a favor de la verdad.
9
Por lo cual nos gozamos de que seamos nosotros débiles, y que vosotros estéis fuertes;
y aun oramos por vuestra perfección.
10
Por esto os escribo estando ausente, para no usar de severidad cuando esté presente, conforme a la autoridad que el Señor me ha dado para edificación, y no para destrucción.


Saludos y doxología final

11
Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir y vivid en paz;
y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.
12
Saludaos unos a otros con beso santo.
13
Todos los santos os saludan.
14
La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.
Amén.