David y Mefi-boset

1
Preguntó David: «¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl a quien pueda yo favorecer por amor de Jonatán
2
Había un siervo de la casa de Saúl llamado Siba, al cual llamaron para que viniera ante David.
Y el rey le preguntó:
—¿EresSiba?
—Sí, para servirterespondió él.
3
El rey le dijo:
—¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, para que yo lo favorezca con la misericordia de Dios?
Respondió Siba al rey:
Aún queda un hijo de Jonatán, lisiado de los pies.
4
—¿Dónde está? —le preguntó entonces el rey.
Siba respondió al rey:
Está en casa de Maquir hijo de Amiel, en Lo-debar.
5
Entonces el rey David mandó a traerlo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lo-debar.
6
Al llegar Mefi-boset hijo de Jonatán hijo de Saúl, ante David, se postró sobre su rostro e hizo una reverencia.
David le dijo:
Mefi-boset.
Aquí tienes a tu siervorespondió él.
7
Luego David añadió:
—No tengas temor, porque a la verdad yo tendré misericordia contigo por amor de Jonatán tu padre.
Te devolveré todas las tierras de tu padre Saúl, y tú comerás siempre a mi mesa.
8
Inclinándose él dijo:
—¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo?
9
Entonces el rey llamó a Siba, siervo de Saúl, y le dijo:
Todo lo que fue de Saúl y de toda su casa, yo lo he dado al hijo de tu señor.
10
Tú, pues, le labrarás las tierras, tú con tus hijos y tus siervos, y almacenarás los frutos, para que el hijo de tu señor tenga pan para comer;
pero Mefi-boset, el hijo de tu señor, comerá siempre a mi mesa.
Siba, que tenía quince hijos y veinte siervos,
11
respondió al rey:
Conforme a todo lo que ha mandado mi señor, el rey, a su siervo, así lo hará tu siervo.
Mefi-bosetdijo el rey— comerá a mi mesa, como uno de los hijos del rey.
12
Tenía Mefi-boset un hijo pequeño, llamado Micaía.
Todos los que vivían en la casa de Siba eran siervos de Mefi-boset.
13
Pero Mefi-boset, que estaba lisiado de ambos pies, vivía en Jerusalén, porque comía siempre a la mesa del rey.