El tiempo del fin

1
»En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo.
»Será tiempo de angustia,
cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces;
pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo,
todos los que se hallen inscritos en el libro.
2
Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra
serán despertados: unos para vida eterna,
otros para vergüenza y confusión perpetua.
3
Los entendidos resplandecerán
como el resplandor del firmamento;
y los que enseñan la justicia a la multitud,
como las estrellas, a perpetua eternidad.
4
»“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin.
Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia aumentará.”
5
»Yo, Daniel, miré y vi a otros dos que estaban en pie, uno a este lado del río y el otro al otro lado.
6
Y dijo uno al varón vestido de lino que estaba sobre las aguas del río: “¿Cuándo será el fin de estas maravillas?”
7
Oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su mano derecha y su mano izquierda al cielo y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo.
Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas se cumplirán.
8
»Yo oí, pero no entendí.
Dije entonces: “Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas?”
9
Él respondió: “Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin.
10
Muchos serán limpios, emblanquecidos y purificados;
los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá;
pero los entendidos comprenderán.
11
Desde el tiempo en que sea quitado el sacrificio continuo hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días.
12
Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días.
13
En cuanto a ti, tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.”»