Los judíos destruyen a sus enemigos

1
En el mes duodécimo, que es el mes de Adar, a los trece días del mismo mes, cuando debía ser ejecutado el mandamiento del rey y su decreto, el mismo día en que los enemigos de los judíos esperaban enseñorearse de ellos, sucedió lo contrario;
porque los judíos se enseñorearon de los que los aborrecían.
2
Los judíos se reunieron en sus ciudades, en todas las provincias del rey Asuero, para descargar su mano sobre los que habían procurado su mal, sin que nadie les opusiera resistencia, porque el temor de ellos se había apoderado de todos los pueblos.
3
Y todos los príncipes de las provincias, los sátrapas, capitanes y oficiales del rey, apoyaban a los judíos, pues todos temían a Mardoqueo,
4
ya que Mardoqueo era grande en la casa del rey y su fama se había extendido por todas las provincias.
Así, día a día se engrandecía Mardoqueo.
5
Asolaron los judíos a todos sus enemigos a filo de espada, con mortandad y destrucción, e hicieron con sus enemigos como quisieron.
6
En Susa, capital del reino, mataron y exterminaron los judíos a quinientos hombres.
7
Mataron entonces a Parsandata, Dalfón, Aspata,
8
Porata, Adalía, Aridata,
9
Parmasta, Arisai, Aridai y Vaizata,
10
los diez hijos de Amán hijo de Hamedata, enemigo de los judíos;
pero no tocaron sus bienes.
11
El mismo día se le dio cuenta al rey acerca del número de los muertos en Susa, residencia real.
12
Y dijo el rey a la reina Ester:
—En Susa, capital del reino, los judíos han matado a quinientos hombres y a diez hijos de Amán.
¿Qué habrán hecho en las otras provincias del rey? ¿Cuál, pues, es tu petición, y te será concedida? ¿qué otra cosa deseas y te será hecha?
13
Ester respondió:
—Si place al rey, concédase también mañana a los judíos en Susa que hagan conforme a la ley de hoy;
en cuanto a los diez hijos de Amán, que los cuelguen en la horca.
14
Mandó el rey que se hiciera así.
Se dio la orden en Susa, y colgaron a los diez hijos de Amán.
15
Los judíos que estaban en Susa se reunieron también el catorce del mes de Adar y mataron allí a trescientos hombres;
pero no tocaron sus bienes.


La fiesta de Purim

16
En cuanto a los otros judíos que estaban en las provincias del rey, también se reunieron para la defensa de sus vidas, contra sus enemigos;
mataron a setenta y cinco mil de sus contrarios;
pero no tocaron sus bienes.
17
Ocurrió esto el día trece del mes de Adar, y reposaron el día catorce del mismo mes, convirtiéndolo en día de banquete y de alegría.
18
Pero los judíos que estaban en Susa se reunieron el día trece y el catorce del mismo mes, y el quince reposaron, convirtiéndolo en día de banquete y de regocijo.
19
Por tanto, los judíos aldeanos que habitan en las villas sin muro celebran el catorce del mes de Adar como día de alegría y de banquete, un día de regocijo, y unos a otros se hacen regalos.
20
Escribió Mardoqueo estas cosas, y envió cartas a todos los judíos que estaban en todas las provincias del rey Asuero, cercanos y distantes,
21
ordenándoles que celebraran el día decimocuarto del mes de Adar, y el decimoquinto del mismo mes, de cada año,
22
como días en que los judíos estuvieron en paz con sus enemigos, y como el mes en que la tristeza se trocó en alegría, y el luto en festividad;
que los convirtieran en días de banquete y de gozo, en día de enviar regalos cada uno a su vecino, y dádivas a los pobres.
23
Y los judíos aceptaron esta costumbre, que ya habían comenzado a observar, según les escribió Mardoqueo.
24
Porque Amán hijo de Hamedata, el agagueo, enemigo de todos los judíos, había ideado un plan para exterminarlos, y había echado Pur, que quiere decir suerte, para arruinarlos y acabar con ellos.
25
Pero cuando Ester se presentó ante el rey, éste ordenó por carta que el perverso designio que aquél trazó contra los judíos recayera sobre su cabeza, y que los colgaran a él y a sus hijos en la horca.
26
Por eso llamaron a estos días Purim, por el nombre Pur.
Asimismo, debido a lo relatado en esta carta, y por lo que ellos mismos vieron y lo que les llegó a su conocimiento,
27
los judíos establecieron y prometieron que ellos, sus descendientes y todos sus allegados, no dejarían de celebrar estos dos días, según este escrito y esta fecha, de año en año;
28
que estos días serían recordados y celebrados por todas las generaciones, familias, provincias y ciudades;
que estos días de Purim no dejarían de ser guardados por los judíos, y que su descendencia jamás dejaría de recordarlos.
29
Y la reina Ester hija de Abihail, y Mardoqueo, el judío, suscribieron con plena autoridad esta segunda carta referente a Purim.
30
Y fueron enviadas cartas a todos los judíos, a las ciento veintisiete provincias del rey Asuero, con palabras de paz y de verdad,
31
para confirmar estos días de Purim en la fecha señalada, según les había ordenado Mardoqueo, el judío, y la reina Ester, y según ellos lo habían establecido paramismos y para su descendencia, para conmemorar el fin de los ayunos y de su lamento.
32
El mandamiento de Ester confirmó estas celebraciones acerca de Purim, y ello fue registrado en un libro.