Los israelitas cruzan el Mar Rojo

1
Habló Jehová a Moisés y le dijo:
2
«Di a los hijos de Israel que regresen y acampen delante de Pi-hahirot, entre Migdol y el mar, enfrente de Baal-zefón.
Acamparéis frente a ese lugar, junto al mar.
3
Y el faraón dirá de los hijos de Israel: “Encerrados están en la tierra;
el desierto los ha encerrado.”
4
Yo endureceré el corazón del faraón, para que los siga;
entonces seré glorificado en el faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que yo soy Jehová
Ellos lo hicieron así.
5
Cuando fue dado aviso al rey de Egipto, que el pueblo huía, el corazón del faraón y de sus siervos se volvió contra el pueblo, y dijeron: «¿Cómo hemos hecho esto? Hemos dejado ir a Israel, para que no nos sirva
6
Unció entonces su carro y tomó consigo a su ejército.
7
Tomó seiscientos carros escogidos y todos los carros de Egipto, junto con sus capitanes.
8
Endureció Jehová el corazón del faraón, rey de Egipto, el cual siguió a los hijos de Israel;
pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa.
9
Los egipcios los siguieron con toda la caballería y los carros del faraón, su gente de a caballo y todo su ejército;
los alcanzaron donde estaban acampados junto al mar, cerca de Pi-hahirot, frente a Baal-zefón.
10
Cuando el faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos y vieron que los egipcios venían tras ellos, por lo que los hijos de Israel clamaron a Jehová llenos de temor,
11
y dijeron a Moisés:
—¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué nos has hecho esto? ¿Por qué nos has sacado de Egipto?
12
Ya te lo decíamos cuando estábamos en Egipto: Déjanos servir a los egipcios, porque mejor nos es servir a los egipcios que morir en el desierto.
13
Moisés respondió al pueblo:
—No temáis;
estad firmes y ved la salvación que Jehová os dará hoy, porque los egipcios que hoy habéis visto, no los volveréis a ver nunca más.
14
Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.
15
Entonces Jehová dijo a Moisés:
—¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen.
16
Y tú, alza tu vara, extiende tu mano sobre el mar y divídelo, para que los hijos de Israel pasen por medio del mar en seco.
17
Yo endureceré el corazón de los egipcios, para que los sigan;
entonces me glorificaré en el faraón y en todo su ejército, en sus carros y en su caballería.
18
Y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando me glorifique en el faraón, en sus carros y en su gente de a caballo.
19
El ángel de Dios, que iba delante del campamento de Israel, se apartó y se puso detrás de ellos;
asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas,
20
e iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel;
para aquellos era una nube tenebrosa, pero a Israel lo alumbraba de noche;
por eso, en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros.
21
Moisés extendió su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirara por medio de un recio viento oriental que sopló toda aquella noche.
Así se secó el mar y las aguas quedaron divididas.
22
Entonces los hijos de Israel entraron en medio del mar, en seco, y las aguas eran como un muro a su derecha y a su izquierda.
23
Los egipcios los siguieron, y toda la caballería del faraón, sus carros y su gente de a caballo entraron tras ellos hasta la mitad del mar.
24
Aconteció a la vigilia de la mañana, que Jehová miró el campamento de los egipcios desde la columna de fuego y nube, y trastornó el campamento de los egipcios;
25
quitó además las ruedas de sus carros y los trastornó gravemente.
Entonces los egipcios dijeron:
Huyamos ante Israel, porque Jehová pelea por ellos contra los egipcios.
26
Pero Jehová dijo a Moisés:
Extiende tu mano sobre el mar, para que las aguas se vuelvan contra los egipcios, sus carros y su caballería.
27
Moisés extendió su mano sobre el mar y, cuando amanecía, el mar se volvió con toda su fuerza;
al huir, los egipcios se encontraban con el mar.
Así derribó Jehová a los egipcios en medio del mar,
28
pues al volver las aguas, cubrieron los carros, la caballería y todo el ejército del faraón que había entrado tras ellos en el mar;
no quedó ni uno de ellos.
29
En cambio, los hijos de Israel fueron por en medio del mar, en seco, y las aguas eran como un muro a su derecha y a su izquierda.
30
Así salvó Jehová aquel día a Israel de manos de los egipcios;
e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar.
31
Al ver Israel aquel gran hecho que Jehová ejecutó contra los egipcios, el pueblo temió a Jehová, y creyeron a Jehová y a Moisés, su siervo.