Jetro visita a Moisés

1
Oyó Jetro, sacerdote de Madián, suegro de Moisés, todas las cosas que Dios había hecho con Moisés y con Israel, su pueblo, y cómo Jehová había sacado a Israel de Egipto.
2
Entonces tomó Jetro, suegro de Moisés, a Séfora, la mujer de Moisés, después que él la envió,
3
y a sus dos hijos;
el uno se llamaba Gersón, porque dijo: «Forastero he sido en tierra ajena»;
4
y el otro se llamaba Eliezer, porque dijo: «El Dios de mi padre me ayudó y me libró de la espada del faraón
5
Cuando Jetro, el suegro de Moisés, llegó con los hijos y la mujer de éste junto al monte de Dios en el desierto, donde estaba acampado Moisés,
6
le dijo:
—Yo, tu suegro Jetro, vengo a ti, con tu mujer y sus dos hijos.
7
Moisés salió a recibir a su suegro, se inclinó y lo besó.
Se preguntaron el uno al otro cómo estaban, y entraron a la tienda.
8
Moisés contó a su suegro todas las cosas que Jehová había hecho al faraón y a los egipcios por amor de Israel, todo el trabajo que habían pasado en el camino y cómo los había librado Jehová.
9
Se alegró Jetro de todo el bien que Jehová había hecho a Israel al haberlo librado de manos de los egipcios.
10
Y Jetro dijo:
Bendito sea Jehová, que os libró de manos de los egipcios y de manos del faraón.
Él ha librado al pueblo de manos de los egipcios.
11
Ahora conozco que Jehová es más grande que todos los dioses, porque en lo que se ensoberbecieron prevaleció contra ellos.
12
Luego tomó Jetro, suegro de Moisés, holocaustos y sacrificios para Dios;
y Aarón y todos los ancianos de Israel fueron a comer con el suegro de Moisés delante de Dios.


Nombramiento de jueces

13
Aconteció que al día siguiente se sentó Moisés a juzgar al pueblo;
y el pueblo estuvo delante de Moisés desde la mañana hasta la tarde.
14
Al ver el suegro de Moisés todo lo que él hacía por el pueblo, le preguntó:
—¿Qué es esto que haces tú con el pueblo? ¿Por qué te sientassolo, mientras todo el pueblo permanece delante de ti desde la mañana hasta la tarde?
15
Moisés respondió a su suegro:
Porque el pueblo viene a mí para consultar a Dios.
16
Cuando tienen algún pleito, vienen a mí;
yo juzgo entre el uno y el otro, y declaro los preceptos de Dios y sus leyes.
17
Entonces el suegro de Moisés le dijo:
—No está bien lo que haces.
18
Desfallecerás del todo, tú y también este pueblo que está contigo, porque el trabajo es demasiado pesado para ti y no podrás hacerlosolo.
19
Oye ahora mi voz: yo te aconsejaré y Dios estará contigo.
Preséntate tú por el pueblo delante de Dios, y somete tú los asuntos a Dios.
20
Enséñales los preceptos y las leyes, muéstrales el camino por donde deben andar y lo que han de hacer.
21
Además escoge tú de entre todo el pueblo a hombres virtuosos, temerosos de Dios, hombres veraces, que aborrezcan la avaricia, y ponlos sobre el pueblo como jefes de mil, de cien, de cincuenta y de diez.
22
Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo;
todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño.
Así se aliviará tu carga, pues ellos la llevarán contigo.
23
Si esto haces, y Dios te lo manda, tú podrás sostenerte, y también todo este pueblo irá en paz a su lugar.
24
Oyó Moisés la voz de su suegro, e hizo todo lo que él le dijo.
25
Escogió Moisés hombres de virtud de entre todo Israel, y los puso sobre el pueblo como jefes sobre mil, sobre cien, sobre cincuenta y sobre diez,
26
los cuales juzgaban al pueblo en todo tiempo.
Los asuntos difíciles los traían a Moisés, y ellos juzgaban todo asunto pequeño.
27
Luego Moisés despidió a su suegro, y éste se fue a su tierra.