Moisés y los ancianos en el Monte Sinaí

1
Dijo Jehová a Moisés:
Sube ante Jehová, junto con Aarón, Nadab, Abiú y setenta de los ancianos de Israel;
y os inclinaréis de lejos.
2
Pero sólo Moisés se acercará a Jehová;
que ellos no se acerquen ni suba el pueblo con él.
3
Moisés fue y le contó al pueblo todas las palabras de Jehová, y todas las leyes.
Y todo el pueblo respondió a una voz:
Cumpliremos todas las palabras que Jehová ha dicho.
4
Entonces Moisés escribió todas las palabras de Jehová, y levantándose de mañana edificó un altar y doce columnas al pie del monte, una por cada tribu de Israel.
5
Luego envió jóvenes de los hijos de Israel, los cuales ofrecieron holocaustos y becerros como sacrificios de paz a Jehová.
6
Moisés tomó la mitad de la sangre, la puso en tazones y esparció la otra mitad de la sangre sobre el altar.
7
Después tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo:
Obedeceremos y haremos todas las cosas que Jehová ha dicho.
8
Entonces Moisés tomó la sangre, la roció sobre el pueblo y dijo:
Ésta es la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas.
9
Subieron Moisés y Aarón, Nadab y Abiú, junto con setenta de los ancianos de Israel,
10
y vieron al Dios de Israel.
Debajo de sus pies había como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno.
11
Pero no extendió su mano contra los príncipes de los hijos de Israel: ellos vieron a Dios, comieron y bebieron.
12
Entonces Jehová dijo a Moisés:
Sube a mí al monte y espera allá, y te daré tablas de piedra con la ley y los mandamientos que he escrito para enseñarles.
13
Se levantó Moisés junto con Josué, su servidor, y Moisés subió al monte de Dios.
14
A los ancianos les dijo:
Esperadnos aquí hasta que volvamos.
Aarón y Hur estarán con vosotros;
el que tenga algún asunto, acuda a ellos.
15
Entonces Moisés subió al monte.
Una nube cubrió el monte,
16
y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí.
La nube lo cubrió por seis días, y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube.
17
La apariencia de la gloria de Jehová era, a los ojos de los hijos de Israel, como un fuego abrasador en la cumbre del monte.
18
Moisés entró en medio de la nube y subió al monte.
Y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches.