Llamamiento de Abram

1
Jehová había dicho a Abram: «Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.
2
Haré de ti una nación grande, te bendeciré, engrandeceré tu nombre y serás bendición.
3
Bendeciré a los que te bendigan, y a los que te maldigan maldeciré;
y serán benditas en ti todas las familias de la tierra
4
Se fue Abram, como Jehová le dijo, y con él marchó Lot.
Tenía Abram setenta y cinco años de edad cuando salió de Harán.
5
Tomó, pues, Abram a Sarai, su mujer, y a Lot, hijo de su hermano, y todos los bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán.
Llegaron a Canaán,
6
y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, donde está la encina de More.
El cananeo vivía entonces en la tierra.
7
Y se apareció Jehová a Abram, y le dijo: «A tu descendencia daré esta tierra.» Y edificó allí un altar a Jehová, quien se le había aparecido.
8
De allí pasó a un monte al oriente de Bet-el, y plantó su tienda entre Bet-el al occidente y Hai al oriente;
edificó en ese lugar un altar a Jehová, e invocó el nombre de Jehová.
9
Luego Abram partió de allí, avanzando poco a poco hacia el Neguev.


Abram en Egipto

10
Hubo entonces hambre en la tierra;
y descendió Abram a Egipto para vivir allí, porque era mucha el hambre en la tierra.
11
Y aconteció que cuando estaba próximo a entrar en Egipto, dijo a Sarai, su mujer: «Sé que eres mujer de hermoso aspecto;
12
en cuanto te vean los egipcios, dirán: “Es su mujer.” Entonces me matarán a mí, y a ti te dejarán con vida.
13
Di, pues, que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya;
así, gracias a ti, salvaré mi vida
14
Aconteció que cuando entró Abram en Egipto, los egipcios vieron que la mujer era muy hermosa.
15
También la vieron los príncipes del faraón, quienes la alabaron delante de él;
y fue llevada la mujer a casa del faraón.
16
Éste trató bien por causa de ella a Abram, que tuvo ovejas, vacas, asnos, siervos, criadas, asnas y camellos.
17
Pero Jehová hirió al faraón y a su casa con grandes plagas, por causa de Sarai, mujer de Abram.
18
Entonces el faraón llamó a Abram, y le dijo: «¿Qué es esto que has hecho conmigo? ¿Por qué no me declaraste que era tu mujer?
19
¿Por qué dijiste: “Es mi hermana”, poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer? Ahora, pues, aquí está tu mujer;
tómala y vete
20
Y el faraón ordenó a su gente que escoltara a Abram y a su mujer, con todo lo que tenía.