Promesa del nacimiento de Isaac

1
Jehová se le apareció a Abraham en el encinar de Mamre, estando él sentado a la puerta de su tienda, a la hora de más calor.
2
Alzó los ojos y vio a tres varones que estaban junto a él.
Al verlos salió corriendo de la puerta de su tienda a recibirlos, se postró en tierra
3
y dijo:
Señor, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que no pases de largo junto a tu siervo.
4
Haré traer ahora un poco de agua para que lavéis vuestros pies, y luego os recostaréis debajo de un árbol.
5
Traeré también un bocado de pan para que repongáis vuestras fuerzas antes de seguir, pues por eso habéis pasado cerca de vuestro siervo.
Ellos dijeron:
—Haz como has dicho.
6
Entonces Abraham fue de prisa a la tienda donde estaba Sara, y le dijo:
Toma enseguida tres medidas de flor de harina, amásala y haz panes cocidos debajo del rescoldo.
7
Corrió luego Abraham a donde estaban las vacas, tomó un becerro tierno y bueno, lo dio al criado y éste se dio prisa a prepararlo.
8
Después tomó mantequilla y leche, y el becerro que había preparado, y lo puso delante de ellos.
Él se quedó con ellos debajo del árbol, y comieron.
9
Después le preguntaron:
—¿Dónde está Sara, tu mujer?
Él respondió:
Aquí, en la tienda.
10
Entonces dijo:
—De cierto volveré a ti el próximo año, y para entonces Sara, tu mujer, tendrá un hijo.
Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él.
11
Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada, y a Sara ya le había cesado el período de las mujeres.
12
Y se rió Sara para sus adentros, pensando: «¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo
13
Entonces Jehová dijo a Abraham:
—¿Por qué se ha reído Sara? Pues dice: “¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja?”
14
¿Acaso hay alguna cosa difícil para Dios? Al tiempo señalado volveré a ti, y para entonces Sara tendrá un hijo.
15
Entonces Sara tuvo miedo y negó, diciendo:
—No me reí.
Y él dijo:
—No es así, sino que te has reído.


Abraham intercede por Sodoma

16
Los varones se levantaron de allí y miraron hacia Sodoma, y Abraham iba con ellos, acompañándolos.
17
Jehová dijo: «¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer,
18
habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra?,
19
pues yo sé que mandará a sus hijos, y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.»
20
Entonces Jehová le dijo:
—Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra aumenta más y más y su pecado se ha agravado en extremo,
21
descenderé ahora y veré si han consumado su obra según el clamor que ha llegado hasta mí;
y si no, lo sabré.
22
Se apartaron de allí los varones y fueron hacia Sodoma;
pero Abraham permaneció delante de Jehová.
23
Se acercó Abraham y le dijo:
—¿Destruirás también al justo con el impío?
24
Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás y no perdonarás a aquel lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él?
25
Lejos de ti el hacerlo así, que hagas morir al justo con el impío y que el justo sea tratado como el impío.
¡Nunca tal hagas! El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?
26
Entonces respondió Jehová:
—Si encuentro en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos.
27
Abraham replicó y dijo:
—Te ruego, mi Señor, que me escuches, aunque soy polvo y ceniza.
28
Quizá falten de cincuenta justos cinco: ¿destruirás por aquellos cinco toda la ciudad?
Jehová respondió:
—No la destruiré, si encuentro allí cuarenta y cinco.
29
Volvió a hablarle Abraham:
Quizá se encuentren allí cuarenta.
—No lo haré, por amor a los cuarentadijo Jehová.
30
Abraham volvió a suplicar:
—No se enoje ahora mi Señor si le digo: quizá se encuentren allí treinta.
—No lo haré si encuentro allí treintarespondió Jehová.
31
Abraham insistió:
—Soy muy atrevido al hablar así a mi Señor, pero quizá se encuentren allí veinte.
—No la destruirérespondió—, por amor a los veinte.
32
Volvió Abraham a decir:
—No se enoje ahora mi Señor;
sólo hablaré esta vez: quizá se encuentren allí diez.
—No la destruirérespondió Jehová—, por amor a los diez.
33
Luego que acabó de hablar a Abraham, Jehová se fue y Abraham volvió a su lugar.