Venganza por la deshonra de Dina

1
Dina, la hija que Lea había dado a luz a Jacob, salió a ver a las hijas del país.
2
Y la vio Siquem hijo de Hamor, el heveo, príncipe de aquella tierra;
la tomó, se acostó con ella y la deshonró.
3
Pero su alma se apegó a Dina, la hija de Lea;
se enamoró de la joven y habló a su corazón.
4
Entonces dijo Siquem a Hamor, su padre:
Tómame por mujer a esta joven.
5
Se enteró Jacob de que Siquem había deshonrado a Dina, su hija.
Sus hijos estaban con su ganado en el campo, y calló Jacob hasta que ellos regresaran.
6
Mientras tanto, Hamor, el padre de Siquem, se dirigió a Jacob para hablar con él.
7
Los hijos de Jacob regresaron del campo cuando lo supieron;
se entristecieron los hombres y se enojaron mucho, porque se había cometido una ofensa contra Israel al acostarse con la hija de Jacob, lo que no se debía haber hecho.
8
Hamor habló con ellos, y les dijo:
—El alma de mi hijo Siquem se ha apegado a vuestra hija;
os ruego que se la deis por mujer.
9
Emparentad con nosotros, dadnos vuestras hijas y tomad vosotros las nuestras.
10
Habitad con nosotros, porque la tierra estará delante de vosotros;
morad y negociad en ella, y tomad en ella posesión.
11
Siquem dijo también al padre y a los hermanos de Dina:
Halle yo gracia en vuestros ojos y os daré lo que me pidáis.
12
Aumentad a mi cargo mucha dote y regalos, que yo os daré cuanto me pidáis;
pero dadme la joven por mujer.
13
Los hijos de Jacob respondieron a Siquem y a Hamor, su padre, con palabras engañosas, por cuanto había deshonrado a Dina, hermana de ellos.
14
Les dijeron:
—No podemos hacer esto de dar nuestra hermana a hombre incircunciso, porque entre nosotros es abominación.
15
Pero con esta condición os complaceremos: que os hagáis como nosotros, y se circuncide entre vosotros todo varón.
16
Entonces os daremos nuestras hijas, y tomaremos nosotros las vuestras;
habitaremos con vosotros y seremos un pueblo.
17
Pero si no nos prestáis oído en lo de circuncidaros, tomaremos nuestra hija y nos iremos.
18
Parecieron bien sus palabras a Hamor y a Siquem hijo de Hamor.
19
Y no tardó el joven en hacer aquello, porque la hija de Jacob le había agradado.
Él mismo era el más distinguido en toda la casa de su padre.
20
Entonces Hamor y su hijo Siquem fueron a la puerta de su ciudad y hablaron a los hombres del lugar, diciéndoles:
21
Estos hombres son pacíficos con nosotros;
que habiten, pues, en el país y comercien en él, porque la tierra es bastante ancha para ellos;
nosotros tomaremos sus hijas por mujeres y les daremos las nuestras.
22
Pero sólo con esta condición consentirán estos hombres en habitar con nosotros para que seamos un pueblo: que se circuncide todo varón entre nosotros, como ellos son circuncidados.
23
Su ganado, sus bienes y todas sus bestias serán nuestros;
solamente convengamos con ellos, y habitarán con nosotros.
24
Obedecieron a Hamor y a su hijo Siquem todos los que salían por la puerta de la ciudad, y circuncidaron a todo varón, a cuantos salían por la puerta de su ciudad.
25
Pero sucedió que al tercer día, cuando ellos sentían el mayor dolor, dos de los hijos de Jacob, Simeón y Leví, hermanos de Dina, tomaron cada uno su espada, fueron contra la ciudad, que estaba desprevenida, y mataron a todo varón.
26
A filo de espada mataron a Hamor y a su hijo Siquem, y tomando a Dina de casa de Siquem, se fueron.
27
Los hijos de Jacob pasaron sobre los muertos y saquearon la ciudad, por cuanto habían deshonrado a su hermana.
28
Tomaron sus ovejas, vacas y asnos, lo que había en la ciudad y en el campo,
29
y todos sus bienes;
llevaron cautivos a todos sus niños y sus mujeres, y robaron todo lo que había en las casas.
30
Entonces dijo Jacob a Simeón y a Leví:
—Me habéis puesto en un grave aprieto al hacerme odioso a los habitantes de esta tierra, el cananeo y el ferezeo.
Como tengo pocos hombres, se juntarán contra mí, me atacarán, y me destruirán a mí y a mi casa.
31
Pero ellos respondieron:
—¿Acaso tenía él que tratar a nuestra hermana como a una ramera?