José y la esposa de Potifar

1
Llevado, pues, José a Egipto, Potifar, un egipcio oficial del faraón, capitán de la guardia, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá.
2
Pero Jehová estaba con José, quien llegó a ser un hombre próspero, y vivía en la casa del egipcio, su amo.
3
Vio su amo que Jehová estaba con él, que Jehová lo hacía prosperar en todas sus empresas.
4
Así halló José gracia a sus ojos, y lo servía;
lo hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía.
5
Desde el momento en que le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, tanto en la casa como en el campo.
6
Él mismo dejó todo lo que tenía en manos de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía.
José era de hermoso semblante y bella presencia,
7
y aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y le dijo:
Duerme conmigo.
8
Pero él no quiso, y dijo a la mujer de su amo:
—Mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mis manos todo lo que tiene.
9
No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuantoeres su mujer.
¿Cómo, pues, haría yo este gran mal, y pecaría contra Dios?
10
Hablaba ella a José cada día, pero él no la escuchaba para acostarse al lado de ella, para estar con ella.
11
Pero aconteció un día, cuando entró él en casa a hacer su oficio, que no había nadie de los de casa allí.
12
Entonces ella lo asió por la ropa, diciendo:
Duerme conmigo.
Pero él, dejando su ropa en las manos de ella, huyó y salió.
13
Cuando ella vio que le había dejado la ropa en sus manos y había huido fuera,
14
llamó a los de casa, y les dijo:
Mirad, nos ha traído un hebreo para que hiciera burla de nosotros.
Ha venido a mí para dormir conmigo, y yo di grandes voces.
15
Al ver que yo alzaba la voz y gritaba, dejó junto a mí su ropa, y salió huyendo.
16
Puso ella junto a sí la ropa de José, hasta que llegó su señor a la casa.
17
Entonces le repitió las mismas palabras, diciendo:
—El siervo hebreo que nos trajiste, vino a mí para deshonrarme.
18
Y cuando yo alcé mi voz y grité, él dejó su ropa junto a mí y huyó fuera.
19
Al oír el amo de José las palabras de su mujer, que decía: «Así me ha tratado tu siervo», se encendió su furor.
20
Tomó su amo a José y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey;
y allí lo mantuvo.
21
Pero Jehová estaba con José y extendió a él su misericordia, pues hizo que se ganara el favor del jefe de la cárcel.
22
El jefe de la cárcel puso en manos de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión;
todo lo que se hacía allí, él lo hacía.
23
No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba.