El amor de Jehová hacia su pueblo infiel

1
Decid a vuestros hermanos: «Pueblo mío»,
y a vuestras hermanas: «Compadecida».
2
¡Contended con vuestra madre, contended,
porque ella no es mi mujer
ni yo su marido!
Que aparte de su rostro sus prostituciones,
y sus adulterios de entre sus pechos,
3
no sea que yo la despoje, la desnude
y la deje como el día en que nació;
haga de ella un desierto,
la convierta en tierra seca
y la mate de sed.
4
No tendré misericordia de sus hijos,
porque son hijos de prostitución.
5
Pues su madre se prostituyó,
la que los dio a luz se deshonró,
porque dijo: «Iré tras mis amantes,
que me dan mi pan y mi agua,
mi lana y mi lino,
mi aceite y mi bebida
6
Por tanto, cerraré con espinos su camino,
la cercaré con seto
y no hallará sus caminos.
7
Seguirá a sus amantes,
pero no los alcanzará;
los buscará, pero no los hallará.
Entonces dirá: «Regresaré a mi primer marido,
porque mejor me iba entonces que ahora
8
Ella no reconoció
que yo era quien le daba
el trigo, el vino y el aceite,
quien multiplicaba la plata y el oro
que ofrecían a Baal.
9
Por tanto, volveré y tomaré
mi trigo a su tiempo
y mi vino en su estación;
le quitaré mi lana y mi lino
que le había dado para cubrir su desnudez.
10
Ahora descubriré su locura
delante de los ojos de sus amantes,
y nadie la librará de mis manos.
11
Haré cesar todo su gozo,
sus fiestas, sus nuevas lunas,
sus sábados
y todas sus solemnidades.
12
Haré talar sus vides y sus higueras,
de las cuales dijo:
«Éste es el salario
que me dieron mis amantes
Las convertiré en un matorral
y se las comerán las bestias del campo.
13
La castigaré por los días
en que quemaba incienso a los baales,
cuando se adornaba con sortijas y collares
y se iba tras sus amantes
olvidándose de mí, dice Jehová.
14
Por eso voy a seducirla;
la llevaré al desierto
y hablaré a su corazón.
15
Le daré sus viñas desde allí,
y haré del valle de Acor
una puerta de esperanza.
Y allí cantará, como en los días de su juventud,
como en el día de su subida de la tierra de Egipto.
16
En aquel tiempo, dice Jehová,
me llamarás Ishi,
y nunca más me llamarás Baali.
17
Porque quitaré de su boca los nombres de los baales,
y nunca más se mencionarán sus nombres.
18
En aquel tiempo haré en favor de ellos un pacto
con las bestias del campo,
con las aves del cielo
y las serpientes de la tierra.
Quitaré de la tierra el arco, la espada y la guerra,
y te haré dormir segura.
19
Te desposaré conmigo para siempre;
te desposaré conmigo en justicia,
juicio, benignidad y misericordia.
20
Te desposaré conmigo en fidelidad,
y conocerás a Jehová.
21
En aquel tiempo yo responderé, dice Jehová;
responderé a los cielos,
y ellos responderán a la tierra,
22
y la tierra responderá al trigo,
al vino y al aceite,
y ellos responderán a Jezreel.
23
La sembraré para mí en la tierra;
tendré misericordia de Lo-ruhama
y diré a Lo-ammi: «¡Tú eres mi pueblo!»,
y él dirá: «¡Dios mío