Micaía y los hombres de Dan

1
En aquellos días no había rey en Israel.
La tribu de Dan buscaba un territorio propio donde habitar, porque hasta entonces no había obtenido su heredad entre las tribus de Israel.
2
Por eso los hijos de Dan enviaron desde Zora y Estaol cinco hombres de su tribu, hombres valientes, para que reconocieran y exploraran bien la tierra.
Y les dijeron:
«Id y reconoced la tierra
Estos vinieron al monte de Efraín, hasta la casa de Micaía, y allí posaron.
3
Cuando estaban cerca de la casa de Micaía, reconocieron la voz del joven levita y, llegándose allá, le preguntaron:
—¿Quién te ha traído acá? ¿Qué haces aquí? ¿Qué buscas tú por aquí?
4
Él les respondió:
—De esta y de esta manera ha hecho conmigo Micaía, y me ha tomado para que sea su sacerdote.
5
Ellos le pidieron entonces:
Pregunta, pues, ahora a Dios, para que sepamos si ha de irnos bien en este viaje que hacemos.
6
El sacerdote les respondió:
—Id en paz: delante de Jehová está el camino en que andáis.
7
Salieron luego aquellos cinco hombres y llegaron a Lais.
Vieron que el pueblo que habitaba en esa ciudad estaba seguro, ocioso y confiado, conforme a la costumbre de los de Sidón, sin que nadie en aquella región los perturbara en cosa alguna, ni nadie se enseñoreara sobre ellos.
Estaban lejos de los sidonios y no tenían negocios con nadie.
8
Cuando los cinco hombres regresaron a sus hermanos de Zora y Estaol, estos les preguntaron:
—¿Qué hay?
Ellos respondieron:
9
Levantaos, subamos contra ellos, porque hemos explorado la región y hemos visto que es muy buena.
¿No haréis vosotros nada? No seáis perezosos en poneros en marcha para ir a tomar posesión de la tierra.
10
Cuando vayáis, llegaréis a un pueblo confiado y a una tierra muy espaciosa, pues Dios la ha entregado en vuestras manos;
es un lugar donde no falta cosa alguna que haya en la tierra.
11
Entonces salieron de Zora y de Estaol seiscientos hombres de la familia de Dan provistos de armas de guerra.
12
Fueron y acamparon en Quiriat-jearim, en Judá, por lo cual aquel lugar, que está al occidente de Quiriat-jearim, se llama hasta hoy el campamento de Dan.
13
De allí pasaron al monte de Efraín y llegaron hasta la casa de Micaía.
14
Aquellos cinco hombres que habían ido a reconocer la tierra de Lais dijeron entonces a sus hermanos:
«¿No sabéis que en estas casas hay un efod y terafines, una imagen de talla y una de fundición? Mirad, por tanto, lo que habéis de hacer
15
Cuando llegaron allá, entraron a donde vivía el joven levita, en casa de Micaía, y le preguntaron cómo estaba.
16
Los seiscientos hombres, que eran de los hijos de Dan, estaban armados con sus armas de guerra a la entrada de la puerta.
17
Subiendo luego los cinco hombres que habían ido a reconocer la tierra, entraron allá y tomaron la imagen de talla, el efod, los terafines y la imagen de fundición, mientras se quedaba el sacerdote a la entrada de la puerta con los seiscientos hombres armados con armas de guerra.
18
Entraron, pues, aquellos hombres en la casa de Micaía y tomaron la imagen de talla, el efod, los terafines y la imagen de fundición.
El sacerdote les dijo:
—¿Qué hacéis vosotros?
19
Ellos le respondieron:
Calla, pon la mano sobre tu boca y ven con nosotros, para que seas nuestro padre y sacerdote.
¿Es acaso mejor ser sacerdote en la casa de un solo hombre que serlo de una tribu y de una familia de Israel?
20
Se alegró el corazón del sacerdote, quien tomó el efod, los terafines y la imagen, y se fue con el pueblo.
21
Ellos iniciaron la marcha y partieron llevando delante a los niños, el ganado y el bagaje.
22
Cuando ya se habían alejado de la casa de Micaía, los hombres que habitaban en las casas cercanas a la de él se juntaron y siguieron a los hijos de Dan.
23
Les gritaron, y los de Dan, volviendo sus rostros, dijeron a Micaía:
—¿Qué tienes, que has juntado gente?
24
Él respondió:
—Os apoderasteis de los dioses que yo hice y de mi sacerdote.
Vosotros os vais, y a mí ¿qué más me queda? ¿Por qué, pues, me preguntáis qué me pasa?
25
Los hijos de Dan contestaron:
—No des voces tras nosotros, no sea que los de ánimo colérico os acometan y pierdas también tu vida y la vida de los tuyos.
26
Prosiguieron los hijos de Dan su camino, y Micaía, viendo que eran más fuertes que él, se volvió y regresó a su casa.
27
Y ellos, llevando las cosas que había hecho Micaía, juntamente con el sacerdote que tenía, llegaron a Lais, un pueblo tranquilo y confiado, hirieron a sus habitantes a filo de espada y quemaron la ciudad.
28
No hubo quien los defendiera, porque se hallaban lejos de Sidón y no tenían negocios con nadie.
Lais estaba situada en el valle que hay junto a Bet-rehob.
Luego reedificaron la ciudad y habitaron en ella.
29
Y pusieron a aquella ciudad el nombre de Dan, conforme al nombre de Dan su padre, hijo de Israel, aunque antes la ciudad se llamaba Lais.
30
Allí los hijos de Dan levantaron, para adorarla, la imagen de talla.
Y Jonatán hijo de Gersón hijo de Moisés, y sus hijos, fueron los sacerdotes en la tribu de Dan hasta el día del cautiverio de la tierra.
31
Así, todo el tiempo que la casa de Dios estuvo en Silo, tuvieron levantada entre ellos la imagen de talla que Micaía había hecho.