Job lamenta su condición

1
»¡Mi alma está hastiada de mi vida!
Voy a dar libre curso a mi queja,
hablaré con amargura de mi alma.
2
Diré a Dios: “No me condenes,
sino hazme entender por qué contiendes conmigo.
3
¿Te parece bien oprimirme,
desechar la obra de tus manos
y favorecer los designios de los impíos?
4
¿Acaso son de carne tus ojos?
¿Ves tú las cosas como las ve el hombre?
5
¿Son tus días como los días del hombre,
o tus años como el tiempo de los seres humanos,
6
para que estés al acecho de mi iniquidad
y andes indagando tras mi pecado,
7
aun sabiendo que no soy impío
y que nadie podría librarme de tu mano?
8
Tus manos me hicieron y me formaron,
¿y luego te vuelves y me deshaces?
9
Acuérdate de que como a barro me diste forma,
¿y en polvo me has de volver?
10
¿No me vertiste como leche,
y como queso me cuajaste?
11
Me vestiste de piel y carne,
me tejiste con huesos y nervios,
12
me concediste vida y misericordia,
y tu cuidado ha guardado mi espíritu.
13
Peroocultas algo en tu corazón,
y yo sé que lo tienes presente:
14
observar si yo pecaba,
y no tenerme por limpio de mi iniquidad.
15
Si soy malo, ¡ay de mí!,
y si soy justo, no levantaré la cabeza,
hastiado cual estoy de deshonra y de verme afligido.
16
Si alzo la cabeza, como un león, me das caza
y haces contramaravillas.
17
Renuevas tus pruebas contra mí,
y contraaumentas tu furor como tropas de relevo.
18
»”¿Por qué me sacaste de la matriz?
Habría expirado y nadie me habría visto.
19
Sería como si nunca hubiera existido,
llevado del vientre a la sepultura.
20
¿No son pocos mis días?
¡Déjame, pues! Apártate de mí, para que pueda consolarme un poco
21
antes que vaya para no volver,
a la tierra de las tinieblas y la sombra de muerte,
22
a la tierra de la oscuridad y el desorden,
lóbrega como sombra de muerte,
donde la luz es como densas tinieblas.”»