1
Mi aliento se agota, se acortan mis días
y me está preparado el sepulcro.
2
No hay conmigo sino burladores;
en su provocación se fijan mis ojos.
3
»Sé tú, Dios, mi fiador, y sea junto a ti mi protección;
porque ¿quién, si no tú, querría responder por mí?
4
Pues del corazón de estos has escondido la inteligencia
y, por tanto, no los exaltarás.
5
¡Desfallecerán los ojos de los hijos
del que por recompensa denuncia a sus amigos!
6
»Pero él me ha puesto por refrán de pueblos,
y delante de ellos he sido como un tamboril.
7
Mis ojos se han oscurecido de dolor
y todos mis pensamientos son como sombra.
8
Los rectos se asombrarán de esto
y el inocente se levantará contra el impío.
9
A pesar de todo, proseguirá el justo su camino
y el puro de manos aumentará la fuerza.
10
¡Volved todos vosotros! ¡Venid ahora,
que no hallaré entre vosotros un solo sabio!
11
Han pasado mis días y han sido arrancados mis pensamientos,
los anhelos de mi corazón.
12
Ellos cambian la noche en día;
dicen que la luz se acerca después de las tinieblas.
13
Por más que yo espere, el seol es mi casa,
y yo haré mi cama en las tinieblas.
14
A la corrupción le digo: “Mi padre eres tú”,
y a los gusanos: “Sois mi madre y mi hermana.”
15
¿Dónde, pues, estará ahora mi esperanza?
Y mi esperanza, ¿quién la verá?
16
A la profundidad del seol descenderán,
y descansaremos juntos en el polvo