Derrota de los amorreos

1
Cuando Adonisedec, rey de Jerusalén, oyó que Josué había tomado a Hai y la había asolado (como había hecho con Jericó y con su rey, así hizo con Hai y su rey), y que los habitantes de Gabaón habían hecho la paz con los israelitas y estaban entre ellos,
2
tuvo gran temor, porque Gabaón era tan grande como una de las ciudades reales, mayor que Hai, y todos sus hombres eran valientes.
3
Por lo cual Adonisedec, rey de Jerusalén, mandó a decir a Hoham, rey de Hebrón, a Piream, rey de Jarmut, a Jafía, rey de Laquis y a Debir, rey de Eglón:
4
«Venid y ayudadme a combatir a Gabaón, pues ha hecho la paz con Josué y con los hijos de Israel
5
Y los cinco reyes amorreos, el rey de Jerusalén, el rey de Hebrón, el rey de Jarmut, el rey de Laquis y el rey de Eglón, se juntaron y subieron con todos sus ejércitos, acamparon cerca de Gabaón y pelearon contra ella.
6
Entonces los habitantes de Gabaón enviaron a decir a Josué al campamento en Gilgal: «No niegues ayuda a tus siervos;
sube rápidamente a defendernos y ayudarnos, porque todos los reyes amorreos que habitan en las montañas se han unido contra nosotros
7
Josué subió desde Gilgal junto con toda la gente de guerra y con todos los hombres valientes,
8
y Jehová le dijo: «No les tengas temor, porque yo los he entregado en tus manos y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti.»
9
Josué cayó sobre ellos de repente, tras haber caminado toda la noche desde Gilgal.
10
Y Jehová los llenó de pavor ante Israel y les causó una gran mortandad en Gabaón;
los siguió por el camino que sube a Bet-horón, y los hirió hasta Azeca y Maceda.
11
Mientras iban huyendo de los israelitas, a la bajada de Bet-horón, Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron.
Fueron más los que murieron por las piedras del granizo que los que los hijos de Israel mataron a espada.
12
Entonces Josué habló a Jehová, el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas:
«Sol, detente en Gabaón,
y tú, luna, en el valle de Ajalón
13
Y el sol se detuvo, y la luna se paró,
hasta que la gente se vengó de sus enemigos.
¿No está escrito esto en el libro de Jaser? El sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero.
14
No hubo un día como aquél, ni antes ni después de él, en que Jehová haya obedecido a la voz de un hombre, porque Jehová peleaba por Israel.
15
Josué volvió junto con todo Israel al campamento en Gilgal.
16
Aquellos cinco reyes huyeron y se escondieron en una cueva en Maceda.
17
Cuando se le avisó que los cinco reyes habían sido hallados escondidos en una cueva en Maceda,
18
Josué dijo: «Rodad grandes piedras hasta la entrada de la cueva y poned hombres junto a ella para que los custodien.
19
Y vosotros no os detengáis, sino seguid a vuestros enemigos y heridles la retaguardia, sin dejarlos entrar en sus ciudades, porque Jehová, vuestro Dios, los ha entregado en vuestras manos
20
Aconteció que cuando Josué y los hijos de Israel acabaron de causarles una gran mortandad, hasta exterminarlos, los que quedaron de ellos se metieron en las ciudades fortificadas.
21
Todo el pueblo volvió sano y salvo al campamento de Josué en Maceda, y nadie se atrevió a mover su lengua contra ninguno de los hijos de Israel.
22
Entonces dijo Josué: «Abrid la entrada de la cueva y sacad de ella a esos cinco reyes
23
Así lo hicieron;
sacaron de la cueva a aquellos cinco reyes: al rey de Jerusalén, al rey de Hebrón, al rey de Jarmut, al rey de Laquis y al rey de Eglón.
24
Cuando los llevaron ante Josué, llamó Josué a todos los hombres de Israel y dijo a los principales de la gente de guerra que habían venido con él: «Acercaos y poned vuestros pies sobre los cuellos de estos reyesEllos se acercaron y pusieron sus pies sobre los cuellos de ellos.
25
«No temáis, ni os atemoricéis —les dijo Josué—;
sed fuertes y valientes, porque así hará Jehová con todos los enemigos contra los cuales peleáis
26
Después de esto, Josué los hirió, los mató y los hizo colgar en cinco maderos.
Allí quedaron colgados hasta caer la noche.
27
Cuando el sol se iba a poner, mandó Josué que los descolgaran de los maderos y los echaran en la cueva donde se habían escondido.
Y pusieron grandes piedras a la entrada de la cueva, las cuales permanecen hasta hoy.
28
Aquel mismo día tomó Josué a Maceda, la pasó a filo de espada y mató a su rey;
los destruyó por completo, con todo lo que en ella tenía vida, sin dejar nada, e hizo con el rey de Maceda como había hecho con el rey de Jericó.
29
De Maceda pasó Josué, con todo Israel, a Libna, y la atacó.
30
Y Jehová la entregó también, junto con su rey, en manos de Israel, que la pasó a filo de espada, con todo lo que en ella tenía vida, sin dejar nada, e hizo con su rey de la manera como había hecho con el rey de Jericó.
31
Después Josué, con todo Israel, pasó de Libna a Laquis, acampó cerca de ella y la atacó.
32
Jehová entregó también a Laquis en manos de Israel, quien la tomó al día siguiente y la pasó a filo de espada con todo lo que en ella tenía vida, tal como había hecho en Libna.
33
Entonces Horam, rey de Gezer, subió en ayuda de Laquis;
pero Josué lo derrotó a él y a su pueblo, hasta no dejar a ninguno de ellos.
34
De Laquis pasó Josué, con todo Israel, a Eglón.
Acamparon cerca de ella y la atacaron.
35
Ese mismo día la tomaron y la pasaron a filo de espada.
Aquel día mató a todo lo que en ella tenía vida, como había hecho en Laquis.
36
Subió luego Josué, con todo Israel, de Eglón a Hebrón, y la atacaron.
37
La tomaron y la pasaron a filo de espada, con su rey, todas sus ciudades y todo lo que en ella tenía vida.
No dejó nada, como había hecho con Eglón.
La destruyeron con todo lo que en ella tenía vida.
38
Después volvió Josué, con todo Israel, sobre Debir, y la atacó.
39
La tomó, junto con su rey y todas sus ciudades;
las pasaron a filo de espada y destruyeron todo lo que allí dentro tenía vida, sin dejar nada.
Como había hecho con Hebrón y con Libna y su rey, así hizo con Debir y su rey.
40
Conquistó, pues, Josué toda la región de las montañas, el Neguev, los llanos y las laderas, y a todos sus reyes, sin dejar nada;
todo lo que tenía vida lo exterminó, como Jehová, Dios de Israel, se lo había mandado.
41
Los batió Josué desde Cades-barnea hasta Gaza, y toda la tierra de Gosén hasta Gabaón.
42
Todos estos reyes y sus tierras los tomó Josué de una vez, porque Jehová, el Dios de Israel, peleaba por Israel.
43
Después volvió Josué, con todo Israel, al campamento en Gilgal.