Derrota de Jabín y sus aliados

1
Cuando Jabín, rey de Hazor, se enteró de esto, envió un mensaje a Jobab, rey de Madón, al rey de Simrón, al rey de Acsaf
2
y a los reyes que estaban en la región del norte en las montañas, y en el Arabá al sur de Cineret, en los llanos y en las regiones de Dor al occidente,
3
al cananeo que estaba al oriente y al occidente, al amorreo, al heteo, al ferezeo, al jebuseo en las montañas, y al heveo al pie de Hermón en tierra de Mizpa.
4
Estos salieron con todos sus ejércitos, una multitud tan numerosa como la arena que está a la orilla del mar, con muchísimos caballos y carros de guerra.
5
Todos estos reyes se unieron, llegaron y acamparon unidos junto a las aguas de Merom para pelear contra Israel.
6
Pero Jehová dijo a Josué: «No les tengas temor, porque mañana a esta hora yo los entregaré a todos muertos delante de Israel;
desjarretarás sus caballos y quemarás sus carros en el fuego
7
Josué, con toda su gente de guerra, se lanzó de repente contra ellos junto a las aguas de Merom.
8
Jehová los entregó en manos de Israel, que los hirió y los persiguió hasta Sidón la grande, hasta Misrefot-maim y el llano de Mizpa, al oriente.
Los hirió hasta no dejar ninguno con vida.
9
Josué hizo con ellos como Jehová le había mandado: desjarretó sus caballos y quemó sus carros en el fuego.
10
Por entonces regresó Josué, tomó a Hazor y mató a espada a su rey, pues Hazor había sido antes cabeza de todos estos reinos.
11
Pasaron a espada todo cuanto en ella tenía vida, destruyéndolo todo por completo, sin que quedara nada capaz de respirar, y prendieron fuego a Hazor.
12
Asimismo tomó Josué todas las ciudades de aquellos reyes, y a todos sus reyes los pasó a filo de espada y los exterminó, como Moisés, siervo de Jehová, lo había mandado.
13
Pero Israel no quemó todas las ciudades que estaban sobre colinas;
Josué quemó únicamente a Hazor.
14
Los hijos de Israel tomaron paratodo el botín y las bestias de aquellas ciudades;
pero pasaron a todos los hombres a filo de espada hasta exterminarlos, sin dejar ninguno con vida.
15
De la manera que Jehová lo había mandado a Moisés, su siervo, así Moisés lo mandó a Josué, y así lo hizo Josué, sin quitar una palabra de todo lo que Jehová había mandado a Moisés.


Josué se apodera de toda la tierra

16
Conquistó, pues, Josué toda aquella tierra, las montañas, todo el Neguev, toda la tierra de Gosén, los llanos, el Arabá, las montañas de Israel y sus valles,
17
desde el monte Halac, que sube hacia Seir, hasta Baal-gad, en la llanura del Líbano, a la falda del monte Hermón.
Capturó asimismo a todos sus reyes, los hirió y mató.
18
Durante mucho tiempo estuvo Josué en guerra con estos reyes.
19
No hubo ciudad que hiciera la paz con los hijos de Israel, salvo los heveos que habitaban en Gabaón;
todas las tomaron por la fuerza.
20
Porque de Jehová provenía que endurecieran su corazón para que opusieran resistencia a Israel, a fin de exterminarlos sin misericordia y fueran así aniquilados, como Jehová lo había mandado a Moisés.
21
También en aquel tiempo fue Josué y destruyó a los anaceos de los montes de Hebrón, de Debir, de Anab, de todos los montes de Judá y de todos los montes de Israel.
Josué los destruyó a ellos y a sus ciudades.
22
Ninguno de los anaceos quedó en la tierra de los hijos de Israel;
solamente quedaron en Gaza, en Gat y en Asdod.
23
Conquistó, pues, Josué toda la tierra, conforme a todo lo que Jehová había dicho a Moisés, y la entregó a los israelitas como herencia conforme a su distribución por tribus.
Y la tierra descansó de la guerra.