La purificación de los impuros

1
Jehová habló a Moisés y a Aarón, y les dijo:
2
«Ésta es la ordenanza de la ley que Jehová ha prescrito, diciendo: Di a los hijos de Israel que te traigan una vaca rojiza, perfecta, en la cual no haya falta, sobre la cual no se haya puesto yugo.
3
La daréis a Eleazar, el sacerdote, quien la sacará fuera del campamento y la hará degollar en su presencia.
4
Entonces Eleazar, el sacerdote, tomará de la sangre con su dedo y rociará siete veces con ella hacia la parte delantera del Tabernáculo de reunión.
5
Después hará quemar la vaca ante sus ojos;
hará quemar su cuero, su carne, su sangre y hasta su estiércol.
6
Luego tomará el sacerdote madera de cedro, hisopo y tela roja, y lo echará en medio del fuego en que arde la vaca.
7
El sacerdote lavará luego sus vestidos, lavará también su cuerpo con agua y después entrará en el campamento;
y el sacerdote quedará impuro hasta la noche.
8
Asimismo el que la quemó lavará sus vestidos en agua, también lavará en agua su cuerpo, y quedará impuro hasta la noche.
9
Un hombre que esté puro recogerá las cenizas de la vaca y las pondrá fuera del campamento en lugar limpio, y las guardará la congregación de los hijos de Israel para el agua de purificación;
es un sacrificio de expiación.
10
El que recogió las cenizas de la vaca lavará sus vestidos, y quedará impuro hasta la noche.
Éste será estatuto perpetuo para los hijos de Israel y para el extranjero que habita entre ellos.
11
»El que toque un cadáver de cualquier persona, quedará impuro siete días.
12
Al tercer día se purificará con aquella agua, y al séptimo día será limpio.
Si al tercer día no se purifica, no será limpio al séptimo día.
13
Todo aquel que toque un cadáver de cualquier persona, y no se purifique, contamina el tabernáculo de Jehová.
Esa persona será eliminada de Israel, por cuanto el agua de la purificación no fue rociada sobre él: impuro quedará, y su impureza permanecerá sobre él.
14
»Ésta es la ley para cuando alguien muera en la tienda: cualquiera que entre en la tienda, y todo el que esté en ella, quedará impuro durante siete días.
15
Y toda vasija abierta, cuya tapa no esté bien ajustada, será inmunda.
16
»Cualquiera que en campo abierto toque a algún muerto a espada, o algún cadáver o hueso humano o sepulcro, siete días quedará impuro.
17
»Para el impuro tomarán de la ceniza de la vaca quemada de la expiación, y echarán sobre ella agua corriente en un recipiente.
18
Luego un hombre que esté puro tomará hisopo, lo mojará en el agua y rociará sobre la tienda, sobre todos los muebles, sobre las personas que allí estén, y sobre aquel que haya tocado el hueso, el asesinado, el muerto o el sepulcro.
19
El hombre que esté puro rociará sobre el impuro los días tercero y séptimo, y cuando lo haya purificado al séptimo día, lavará sus vestidos, se lavará a sí mismo con agua y quedará limpio por la noche.
20
La persona impura que no se purifique, será eliminada de en medio de la congregación, por cuanto contaminó el tabernáculo de Jehová;
no fue rociada sobre él el agua de la purificación: es impuro.
21
Les será estatuto perpetuo.
También el que rocíe el agua de la purificación lavará sus vestidos, y el que toque el agua de la purificación quedará impuro hasta la noche.
22
Y todo lo que el impuro toque, será inmundo;
y la persona que lo toque a él, quedará impura hasta la noche