1
Más vale el buen nombre que las muchas riquezas,
y la buena fama vale más que la plata y el oro.
2
El rico y el pobre tienen en común
que a ambos los hizo Jehová.
3
El prudente ve el mal y se esconde,
pero los ingenuos pasan y reciben el daño.
4
Riquezas, honor y vida
son el premio de la humildad y del temor de Jehová.
5
Espinos y trampas hay en el camino del perverso;
el que a sí mismo se guarda se alejará de ellos.
6
Instruye al niño en su camino,
y ni aun de viejo se apartará de él.
7
El rico se hace dueño de los pobres
y el que toma prestado se hace siervo del que presta.
8
El que siembra iniquidad, iniquidad segará,
y la vara de su insolencia será quebrada.
9
El que mira con misericordia será bendito,
porque dio de su pan al indigente.
10
Echa fuera al escarnecedor y se terminará la contienda,
y cesará el pleito y la afrenta.
11
El que ama la pureza del corazón,
con la gracia de sus labios se ganará la amistad del rey.
12
Los ojos de Jehová velan por la ciencia,
pero él trastorna las cosas de los prevaricadores.
13
Dice el perezoso: «Ahí fuera hay un león:
me matará en la calle».
14
Fosa profunda es la boca de la mujer extraña,
y en ella caerá el que provoque la ira de Jehová.
15
La necedad está ligada al corazón del muchacho,
pero la vara de la corrección la alejará de él.
16
El que por aumentar sus ganancias oprime al pobre
o da al rico, ciertamente se empobrecerá.


Preceptos y amonestaciones

17
Inclina tu oído y escucha las palabras de los sabios
y aplica tu corazón a mi sabiduría,
18
porque es cosa deliciosa que las guardes dentro de ti
y que, a la vez, se afirmen en tus labios.
19
Para que tu confianza esté puesta en Jehová
te las he hecho saber hoy a ti también.
20
¿Acaso no te he escrito tres veces,
con consejos y ciencia,
21
para hacerte saber con certidumbre las palabras de verdad,
a fin de que vuelvas a llevar palabras de verdad a los que te enviaron?


-1-

22
No robes al pobre, porque es pobre,
ni oprimas al desdichado en las puertas de la ciudad,
23
porque Jehová juzgará la causa de ellos
y despojará de la vida a quienes los despojen.


-2-

24
No te unas al iracundo
ni te acompañes del irascible,
25
no sea que aprendas sus costumbres
y pongas trampa a tu propia vida.


-3-

26
No seas de aquellos que se comprometen,
de los que salen fiadores de deudas ajenas.
27
Si luego no tienes con qué pagar,
¿por qué habrán de quitar tu cama de debajo de ti?


-4-

28
No remuevas los linderos antiguos
que pusieron tus padres.


-5-

29
¿Has visto un hombre cuidadoso en su trabajo?
Delante de los reyes estará,
no delante de gente de baja condición.