Necedad y corrupción del hombre
Al músico principal.
Salmo de David


1
Dice el necio en su corazón:
«No hay Dios
Se han corrompido, hacen obras despreciables,
no hay quien haga lo bueno.
2
Jehová miró desde los cielos
sobre los hijos de los hombres,
para ver si había algún entendido
que buscara a Dios.
3
Todos se desviaron,
a una se han corrompido;
no hay quien haga lo bueno,
no hay ni siquiera uno.
4
¿No tienen discernimiento todos los que cometen maldad,
que devoran a mi pueblo como si comieran pan
y no invocan a Jehová?
5
Ellos temblarán de espanto,
porque Dios está con la generación de los justos.
6
De los planes del pobre se han burlado,
pero Jehová es su esperanza.
7
¡Ah, si de Sión viniera la salvación de Israel!
Cuando Jehová haga volver a los cautivos de su pueblo,
se gozará Jacob, se alegrará Israel.