Oración de confianza
Al músico principal;
sobre «La paloma silenciosa en paraje muy distante».
Mictam de David, cuando los filisteos lo apresaron en Gat.


1
Dios, ten misericordia de mí, porque me devoraría el hombre;
me oprime combatiéndome cada día.
2
Todo el día mis enemigos me pisotean,
porque muchos son los que pelean contra mí con soberbia.
3
En el día que temo,
yo en ti confío.
4
En Dios, cuya palabra alabo,
en Dios he confiado.
No temeré.
¿Qué puede hacerme el hombre?
5
Todos los días ellos pervierten mi causa;
contra mí son todos sus pensamientos para mal.
6
Se reúnen, se esconden,
miran atentamente mis pasos,
como quienes acechan mi alma.
7
¡Págales conforme a su iniquidad, Dios,
y derriba en tu furor a los pueblos!
8
Mis huidas tú has contado;
pon mis lágrimas en tu redoma;
¿no están ellas en tu libro?
9
Serán luego vueltos atrás mis enemigos,
el día en que yo clame.
Esto sé: Dios está a mi favor.
10
En Dios, cuya palabra alabo,
en Jehová, cuya palabra alabo,
11
en Dios he confiado.
No temeré.
¿Qué puede hacerme el hombre?
12
Sobre mí, Dios, están los votos que te hice;
te ofreceré sacrificio de alabanza,
13
porque has librado mi alma de la muerte
y mis pies de caída,
para que ande delante de Dios
en la luz de los que viven.