Dios, el único refugio
Al músico principal;
a Jedutún.
Salmo de David


1
En Dios solamente descansa mi alma;
de él viene mi salvación.
2
Solamente él es mi roca y mi salvación;
es mi refugio, no resbalaré mucho.
3
¿Hasta cuándo conspiraréis contra un hombre,
tratando todos vosotros de aplastarlo
como a pared desplomada y como a cerca derribada?
4
Solamente conspiran
para arrojarlo de su grandeza.
Aman la mentira;
con su boca bendicen,
pero maldicen en su corazón.
Selah
5
En Dios solamente reposa mi alma,
porque de él viene mi esperanza.
6
Solamente él es mi roca y mi salvación.
Es mi refugio, no resbalaré.
7
En Dios está mi salvación y mi gloria;
en Dios está mi roca fuerte y mi refugio.
8
Pueblos, ¡esperad en él en todo tiempo!
¡Derramad delante de él vuestro corazón!
¡Dios es nuestro refugio! Selah
9
Por cierto, sólo un soplo son los hijos de los hombres,
una mentira son los hijos de los poderosos;
pesándolos a todos por igual en la balanza,
serán menos que nada.
10
No confiéis en la violencia
ni en la rapiña os envanezcáis.
Si se aumentan las riquezas,
no pongáis el corazón en ellas.
11
Una vez habló Dios;
dos veces he oído esto:
que de Dios es el poder,
12
y tuya, Señor, es la misericordia,
puespagas a cada uno
conforme a su obra.