1
Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.
2
De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste;
y los que resisten, acarrean condenación paramismos.
3
Los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo.
¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno y serás alabado por ella,
4
porque está al servicio de Dios para tu bien.
Pero si haces lo malo, teme, porque no en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para hacer justicia y para castigar al que hace lo malo.
5
Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia,
6
pues por esto pagáis también los tributos, porque las autoridades están al servicio de Dios, dedicadas continuamente a este oficio.
7
Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo;
al que impuesto, impuesto;
al que respeto, respeto;
al que honra, honra.
8
No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros, pues el que ama al prójimo ha cumplido la Ley,
9
porque: «No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás», y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo
10
El amor no hace mal al prójimo;
así que el cumplimiento de la Ley es el amor.
11
Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño, porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.
12
La noche está avanzada y se acerca el día.
Desechemos, pues, las obras de las tinieblas y vistámonos las armas de la luz.
13
Andemos como de día, honestamente;
no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y libertinaje, no en contiendas y envidia.
14
Al contrario, vestíos del Señor Jesucristo y no satisfagáis los deseos de la carne.