Rut y Booz en la era

1
Un día le dijo su suegra Noemí:
Hija mía, ¿no debo buscarte un hogar para que te vaya bien?
2
¿No es Booz nuestro pariente, con cuyas criadas has estado? Esta noche él avienta la parva de las cebadas.
3
Te lavarás, pues, te perfumarás, te pondrás tu mejor vestido, e irás a la era;
pero no te presentarás al hombre hasta que él haya acabado de comer y de beber.
4
Cuando se acueste, fíjate en qué lugar se acuesta, ve, descubre sus pies, y acuéstate allí;
él mismo te dirá lo que debas hacer.
5
Rut respondió:
Haré todo lo que tú me mandes.
6
Descendió, pues, al campo, e hizo todo lo que su suegra le había mandado.
7
Cuando Booz hubo comido y bebido, y su corazón estaba contento, se retiró a dormir a un lado del montón.
Un rato más tarde vino ella calladamente, le descubrió los pies y se acostó.
8
A la medianoche se estremeció aquel hombre, se dio vuelta, y descubrió que una mujer estaba acostada a sus pies.
9
Entonces dijo:
—¿Quién eres?
Ella respondió:
—Soy Rut, tu sierva;
extiende el borde de tu capa sobre tu sierva, por cuanto eres pariente cercano.
10
Dijo Booz:
Jehová te bendiga, hija mía;
tu segunda bondad ha sido mayor que la primera, pues no has ido en busca de algún joven, pobre o rico.
11
Ahora, pues, no temas, hija mía;
haré contigo comodigas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres mujer virtuosa.
12
Aunque es cierto que soy pariente cercano, hay un pariente más cercano que yo.
13
Pasa aquí la noche, y cuando sea de día, si él te redime, bien, que te redima;
pero si no quiere redimirte, yo te redimiré.
Jehová es testigo.
Descansa, pues, hasta la mañana.
14
Después que durmió a sus pies hasta la mañana, se levantó Rut antes que los hombres pudieran reconocerse unos a otros;
porque Booz había dicho: «Que no se sepa que una mujer ha venido al campo
15
Después él le pidió:
«Quítate el manto con que te cubres y sujétalo bien
Mientras ella lo sujetaba, midió Booz seis medidas de cebada y se las puso encima.
Entonces ella se fue a la ciudad.
16
Cuando llegó a casa de su suegra, ésta le preguntó:
—¿Qué hay, hija mía?
Rut le contó todo cuanto le había ocurrido con aquel hombre,
17
y añadió:
—Me dio estas seis medidas de cebada, y me dijo: “Para que no vuelvas a la casa de tu suegra con las manos vacías.”
18
Entonces Noemí dijo:
Espérate, hija mía, hasta que sepas cómo se resuelve esto;
porque aquel hombre no descansará hasta que concluya el asunto hoy.