1
Profecía.
Palabra de Jehová en la tierra de Hadrac y en Damasco: «A Jehová deben mirar los ojos de los hombres y todas las tribus de Israel.
2
También Hamat, que está en su frontera, y Tiro y Sidón, aunque sean muy sabias.
3
Tiro se edificó fortaleza, y amontonó plata como polvo y oro como lodo de las calles,
4
pero el Señor la empobrecerá, hundirá en el mar su poderío y será consumida por el fuego.
5
»Lo verá Ascalón y temerá;
Gaza también, y se dolerá mucho;
asimismo Ecrón, porque su esperanza será confundida.
Perecerá el rey de Gaza, y Ascalón no será habitada.
6
Habitará en Asdod un extranjero, y pondré fin a la soberbia de los filisteos.
7
Quitaré la sangre de su boca y sus abominaciones de entre sus dientes.
Quedará también un resto para nuestro Dios;
serán como capitanes en Judá, y Ecrón será como el jebuseo.
8
Entonces montaré guardia alrededor de mi Casa, para que ninguno vaya ni venga.
No pasará más sobre ellos el opresor, porque ahora vigilo con mis propios ojos
9
¡Alégrate mucho, hija de Sión!
¡Da voces de júbilo, hija de Jerusalén!
Mira que tu rey vendrá a ti, justo y salvador,
pero humilde, cabalgando sobre un asno,
sobre un pollino hijo de asna.
10
Él destruirá los carros de Efraín
y los caballos de Jerusalén;
los arcos de guerra serán quebrados,
y proclamará la paz a las naciones.
Su señorío será de mar a mar,
desde el río hasta los confines de la tierra.
11
también, por la sangre de tu pacto, serás salva;
he sacado a tus presos
de la cisterna en que no hay agua.
12
Volveos a la fortaleza,
prisioneros de la esperanza;
hoy también os anuncio
que os dará doble recompensa.
13
Porque he tensado para mí a Judá como un arco,
e hice a Efraín su flecha.
Lanzaré a tus hijos, Sión,
contra tus hijos, Grecia,
y te haré como espada de valiente.
14
Jehová será visto sobre ellos,
y su dardo saldrá como relámpago;
Jehová, el Señor, tocará la trompeta
y avanzará entre los torbellinos del sur.
15
Jehová de los ejércitos los amparará;
ellos devorarán y pisotearán las piedras de la honda.
Beberán y harán ruido
como si estuvieran bajo los efectos del vino;
se llenarán como tazón,
como los cuernos del altar.
16
Jehová, su Dios, los salvará en aquel día
como rebaño de su pueblo,
y como piedras de diadema
serán enaltecidos en su tierra.
17
Porque ¡cuánta es su bondad
y cuánta su hermosura!
El trigo alegrará a los jóvenes
y el vino a las doncellas.