Hiram envía sus representantes a David (2 S 5.11-12)

1-2
Cada día David tenía más y más poder, pues el Dios todopoderoso lo ayudaba.
David sabía que Dios le había dado ese poder, y que lo había hecho rey de Israel por amor a su pueblo.
Hiram, el rey de Tiro, envió gente que sabía construir con madera y piedra.
Con ellos envió madera para que le hicieran a David un palacio en Jerusalén.


David tiene más hijos (2 S 5.13-16)

3-4
En Jerusalén David tuvo más esposas;
los hijos que tuvo con ellas fueron:
Samúa,
Sobab,
Natán,
Salomón,
5
Ibhar,
Elisúa,
Elpélet,
6
Nógah,
Néfeg,
Jafía,
7
Elisamá,
Beeliadá,
Elifélet.


David vence a los filisteos (2 S 5.17-25)

8-10
Cuando los filisteos supieron que David ya era rey de todo Israel, se unieron para atacarlo y fueron al valle de Refaim, donde comenzaron a atacar las aldeas vecinas.
Pero David se enteró y salió a encontrarse con ellos.
Allí consultó a Dios: «Si salgo a pelear contra los filisteos, ¿me ayudarás a vencerlos
Y Dios le contestó: «Claro que sí.
Yo te ayudaré a vencerlos».
11-12
Entonces David salió a Baal-perasim, y allí venció a los filisteos.
Los filisteos huyeron y dejaron tirados sus ídolos, así que David ordenó que los quemaran.
A ese lugar David lo llamó Baal-perasim, pues dijo: «Dios es fuerte como la corriente de un río, pues me abrió el camino para vencer a mis enemigos
13
Pero los filisteos volvieron a atacar a David y ocuparon todo el valle de Refaim.
14
David volvió a consultar a Dios, y Dios le respondió:
«No los ataques de frente;
rodéalos y atácalos por detrás.
Cuando llegues a donde están los árboles de bálsamo,
15
oirás mis pasos en la punta de los árboles.
Ésa será la señal para que te lances al ataque.
Ahí me verás ir delante de ti, para destruir al ejército filisteo».
16
Así lo hizo David, y ese día venció a los filisteos desde Gabaón hasta Guézer.
17
David se hizo muy famoso en toda la tierra, y Dios hizo que todas las naciones le tuvieran miedo a David.