David conquista Rabá (2 S 12.26-31)

1
Llegó la primavera, que era cuando los reyes salían a la guerra.
Ese año, Joab salió con su ejército y enfrentó a los amonitas.
Rodeó la ciudad de Rabá, y la conquistó.
David se había quedado en Jerusalén.
2
David le quitó la corona al rey amonita, la cual era de oro, pesaba treinta y tres kilos, y tenía una piedra preciosa.
David le quitó esa piedra preciosa y la puso en su propia corona, y se llevó además gran parte de las riquezas de la ciudad.
3
A la gente que vivía en la ciudad la sacó de allí y la condenó a trabajos forzados.
La obligó a usar sierras, picos y hachas de hierro.
También la obligó a hacer ladrillos, como lo había hecho con todas las ciudades que había conquistado.
Después de eso, David y su ejército regresaron a Jerusalén.


Batallas contra los filisteos (2 S 21.18-22)

4
Después de esto, hubo en Guézer otra batalla contra los filisteos.
Allí, Sibecai el husita mató a un gigante llamado Sipai.
Así los israelitas dominaron a los filisteos.
5
Tiempo después, hubo otra batalla contra los filisteos.
Allí, Elhanán hijo de Jaír mató a Lahmí, hermano de Goliat el de Gat, que tenía una lanza enorme.
6
Después hubo otra batalla en Gat.
Allí, un gigante que tenía seis dedos en cada mano y en cada pie
7
desafió a los israelitas.
Pero lo mató Jonatán, que era hijo de Simá y sobrino de David.
8
Estos gigantes eran de la familia de Refá, el de Gat, pero David y sus oficiales los mataron.