David habla a todo el pueblo de Israel

1
Luego, el rey David le dijo a toda la gente que se había reunido:
«Dios eligió a mi hijo Salomón para que le construya el templo;
sin embargo, él todavía está muy joven y no tiene experiencia para hacer un trabajo tan importante.
¡Él construirá el templo para nuestro Dios, y no se trata de la construcción de un palacio ordinario!
2
»Con muchos sacrificios he podido juntar los materiales necesarios para construir el templo de mi Dios: oro, plata, bronce, hierro y madera para los muebles y utensilios que deben ser confeccionados.
También he reunido muchísimas piedras preciosas de toda clase.
3
»Es tan grande mi amor por este templo para mi Dios, que además de todo lo que ya he reunido, voy a entregar de mis propias riquezas lo siguiente:
4
cien mil kilos del oro más fino que existe, y doscientos treinta mil kilos de plata fina, para recubrir las paredes del templo y sus edificios,
5
y para los muebles y utensilios que harán los artesanos.
»¿Quién de ustedes quiere demostrar hoy su amor a Dios, dando una ofrenda para la construcción del templo


Ofrendas del pueblo

6
Entonces todos los jefes de Israel y las altas autoridades del reino dieron de buena voluntad las siguientes ofrendas:
7
Ciento sesenta y cinco mil kilos y diez mil monedas de oro,
trescientos treinta mil kilos de plata,
cerca de seiscientos mil kilos de bronce,
tres millones trescientos mil kilos de hierro.
8
Además, los que tenían piedras preciosas se las entregaron a Jehiel, descendiente de Guersón, que era el encargado de la tesorería del templo.
9
El rey David y todo el pueblo estaban muy contentos porque todos dieron con sinceridad.


Oración de David

10
Y aprovechando que tenía al pueblo reunido, David bendijo a Dios con estas palabras:
«¡Bendito seas, Dios de Israel;
Dios de nuestro antepasado Jacob;
bendito seas para siempre!
11
»¡Dios mío, a ti te pertenecen
la grandeza y el poder,
la gloria, el dominio y la majestad!
Porque todo lo que existe es tuyo.
¡Tú reinas sobre todo el mundo!
12
»Tú das las riquezas y el honor,
y tú dominas a todas tus criaturas.
Tuyos son el poder y la fuerza,
y das grandeza y poder a todos.
13
»Por eso es que hoy, Dios nuestro,
te damos gracias,
y alabamos tu nombre glorioso.
14-16
»Dios nuestro, todas estas riquezas que hemos dado para construirte un templo, en realidad te pertenecen a ti.
Son tuyas;
tú nos diste todo, y ahora sólo te regresamos lo que de ti habíamos recibido.
Además, delante de ti, mi pueblo y yo somos como gente sin patria, que va de un lado a otro, como antes lo hicieron nuestros antepasados.
Nuestra vida es como una sombra sobre la tierra, sin esperanza alguna.
»Sabemos que ninguno de nosotros merece reconocimiento por las ofrendas que hemos traído.
17
Yo sé, Dios mío, que tú te das cuenta de nuestras intenciones y que te gusta que seamos sinceros.
Por eso me da una gran alegría saber que tu pueblo y yo te hemos presentado nuestras ofrendas, de buena voluntad y con toda sinceridad.
18
»Dios de nuestros antepasados Abraham, Isaac y Jacob: haz que tu pueblo tenga siempre esta manera de pensar y de sentir, y que te ame con todo el corazón.
19
Y te pido que le des a mi hijo Salomón el profundo deseo de obedecer y poner en práctica todos tus mandamientos;
también te pido que le permitas construir el templo con estos materiales que he reunido».
20
Cuando terminó, David le dijo al pueblo: «¡Bendigan y alaben a DiosEntonces todo el pueblo, inclinándose ante Dios y ante el rey, bendijo y alabó al Dios de sus antepasados.


Israel reconoce a Salomón como su rey

21
Al día siguiente le presentaron a Dios, en nombre de todo Israel, muchísimos animales para sacrificarlos y quemarlos en su honor: mil toros, mil carneros y mil corderos, con sus ofrendas de vino.
22
Ese día derramaron aceite sobre la cabeza de Salomón, para nombrarlo sucesor del rey David;
lo mismo hicieron con Sadoc, para nombrarlo sacerdote.
Ésa fue la segunda ocasión en que todo el pueblo reconoció a Salomón como su rey, y todos comieron y bebieron con mucha alegría delante de Dios.
23-24
Así pues, Salomón reinó en lugar de David, su padre.
Todos los jefes del pueblo, los soldados más valientes, y todos los hijos del rey David, fueron leales y apoyaron al rey Salomón.
Todo el pueblo de Israel le obedeció, y así, su reino fue firme y exitoso.
25
Dios hizo que Salomón fuera grande, poderoso y famoso ante su pueblo, como no lo fue ningún otro rey de Israel.


Muerte de David (1 R 2.10-12)

26
David hijo de Jesé reinó sobre todo Israel
27
durante cuarenta años, siete de los cuales vivió en Hebrón, y los treinta y tres restantes, en Jerusalén.
28
David murió tranquilamente cuando ya era muy anciano, lleno de riquezas y honores.
En su lugar reinó su hijo Salomón.
29-30
Los hechos más importantes de la historia del rey David, desde el principio hasta el fin, están escritos en los libros de los profetas Samuel, Natán y Gad.
En ellos se narran no sólo los hechos más importantes con respecto al poder y valentía de David, sino también lo que le pasó a Israel y a sus países vecinos.